martes, 10 de septiembre de 2019

Rafael Arévalo Martínez




Fuente de imagen: https://www.google.com

Fue poeta, escritor y ensayista y dramaturgo guatemalteco, considerado uno de ellos antecesores del realismo mágico. Reconocido por ser uno de lo más destacados representantes de la generación de 1910. Formo parte de un grupo de artista, literatos y poetas (Carlos Mérida, Rafael Rodríguez Padilla, Rafael Yela Gunter, Carlos Valentí, Carlos Wyld Ospina y los hermanos De la Riva), que laboraron en gran cohesión junto a Jaime Sabartes, catalán que llego a Guatemala en 1906 desde Barcelona, donde compartiera una estrecha amistad con Pablo Picasso, a estos artistas se le conocía como la “Generación del 10”.

Arévalo Martínez y los miembros de la Generación del 10 desempeñaron un papel crucial en la literatura del siglo XX de Centroamérica ya que guiaron la literatura de Guatemala fuera del modernismo y la enfocaron hacia las nuevas tendencias contemporáneas. Mas tarde Arévalo Martínez trazó su propia senda, pero son muchos los escritores guatemaltecos que le agradecen sus consejos como maestro de gramática. Arévalo Martínez se inicia en el mundo literario al participar en un concurso de cuentos efectuado por la revista “Electra” en 1909, su obra “Mujer y Niños”, obtuvo el primer lugar del certamen, desde ese momento empezó su camino en el mundo de la literatura. Dos años mas tarde publico “Maya”, a la que siguen otras obras de gran valor místico y literario.

Algunas de las obras que Rafael Arévalo Martínez público:

  • Maya.
  • Los atormentados.
  • Una vida.
  • El hombre que parecía un caballo y otros cuentos.
  •  Las rosas de Engaddi.
  • Manuel Aldano.
  • La oficina de paz de Orolandia.
  • Las noches en el palacio de Nunciatura.
  • La signatura de esfinge.
  • Por un caminito así.
  • El Hijo Prodigo.
  • El embajador de Torlonia.
  • Concepción del Cosmos.
  • Cratilo y otros cuentos.
  • Narración sumaria de mi vida.
  • Cuatro contactos con lo sobrenatural y otros relatos.


lunes, 2 de septiembre de 2019

¿Qué es el emprendimiento?



                                
Fuente de imagen: https://www.google.com


Emprendimiento proviene del francés ´´entrepreneur´´, que significa pionero y se refiere etimológicamente a la capacidad de una persona de realizar un esfuerzo adicional para alcanzar una meta, aunque en la actualidad se limita su uso para referirse a la persona que inicia una nueva empresa o proyecto.

Un emprendedor es una persona que diseña, lanza y pone en funcionamiento un negocio. El emprendimiento es la capacidad y el deseo de desarrollar, organizar y manejar un negocio junto con sus respectivos riesgos y con el fin de obtener una ganancia.

Una persona que enfrenta el desafío de un nuevo emprendimiento o negocio debe tener una actitud positiva y una gran determinación a enfrentar retos y dificultades.

Los emprendedores actúan como administradores y anticipan el lanzamiento y crecimiento de su compañía. El emprendimiento es el proceso mediante el cual un individuo o un equipo identifica una oportunidad de negocio, adquiere y despliega los recursos requeridos para su explotación.

La cultura emprendedora es el conjunto de cualidades, conocimientos y habilidades necesarias que posee una persona, para gestionar un proyecto concreto o su rumbo profesional, la cultura emprendedora está ligada a la iniciativa y acción.

Para un emprendedor al utilizar distintas herramientas para un camino al éxito deben ser importantes las motivaciones. Por eso existen teorías tanto enfocadas en valores, como en relaciones interpersonales y en conjunto, que ayudan al emprendedor a tener una mejor visión sobre cómo actuar y reaccionar ante las diferentes circunstancias que sobre la marcha se le irán presentando.

Además, un emprendimiento da independencia, una persona que posee un emprendimiento propio no depende de jefes ni horarios ya que trabaja de manera particular.

Características de una persona emprendedora:
  •          Innovadora.
  •          Creativa.
  •          Capacidad de asumir riesgos.
  •          Perseverante.
  •          Flexibilidad y adaptabilidad.