lunes, 15 de julio de 2019

La desnutrición como afecta a la educación



Fuente de imagen: https://www.google.com


Se llama desnutrición a un estado patológico de distintos grados de seriedad y de distintas manifestaciones clínicas causadas por la asimilación deficiente de alimentos por el organismo, la desnutrición puede ser causada por la mala ingestión o absorción de nutrientes, también por una dieta inapropiada, ocurre frecuentemente entre individuos de bajos recursos y principalmente en niños de países subdesarrollados. Es evidente que las consecuencias de la pobreza y desigualdad se reflejan con dramática claridad en el crecimiento y desarrollo de niñas y niños.

Existen variables que afectan el desarrollo íntegro del niño tales como, el número de controles prenatales, la edad promedio de la madre, hábitos de consumo e higiene o el nivel de ingresos también determinan la desnutrición crónica, que afecta al niño en su desarrollo físico e intelectual.

En lo educativo, sus efectos se traducen en un bajo rendimiento escolar y en un mayor ausentismo, el niño al no haber tenido buen desarrollo neuronal tiene dificultades de aprendizaje, además, en su comportamiento social. Si quiere jugar con sus amigos, pues no va a poder jugar la hora que un niño bien nutrido juega porque su condición física no va a permitir que tenga esa energía.

La desnutrición infantil genera debilidad mental, la única que se puede prevenir, la única que se puede revertir, la única causada por el hombre.

Los efectos de la desnutrición en la primera infancia (0 a 8 años) pueden ser devastadores y duraderos, pueden impedir el desarrollo conductual y cognitivo, el rendimiento escolar y la salud reproductiva, debilitando así la futura productividad. Este retraso en el crecimiento ocurre casi exclusivamente durante el período intrauterino y en los dos primeros años de vida.

Si el niño o niña no está bien alimentado durante este tiempo, puede tener un efecto profundo en su salud, así como en su habilidad para aprender, comunicarse, pensar analíticamente, socializar efectivamente y adaptarse a nuevos ambientes. Una buena nutrición es la primera línea de defensa contra numerosas enfermedades infantiles que pueden dejar huellas en los niños y las niñas, de por vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario