lunes, 24 de junio de 2019

Educación emocional




Fuente de imagen: https: https://www.google.com



La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, puesto que debe estar presente a lo largo de todo el currículum académico y en la formación permanente. A lo largo de toda la vida se pueden producir conflictos que afectan al estado emocional y que requieren una atención psicopedagógica.

Es necesario en primer lugar conocer e identificar cada una de nuestras emociones, para poder profundizar aún más sobre lo que es la educación emocional. El proceso de reconocer las emociones es de gran importancia para procurarnos una calidad de vida saludable, sobre todo en términos de salud mental, cuando somos capaces de reconocer las emociones ajenas y propias, nos angustiamos menos.

Existen personas a las cuales se les da bien el proceso de reconocer las emociones, otros por el contrario necesitan aprender a hacerlo esforzándose más en ello, pero eso no significa que sean incapaces de dominar esta habilidad psicológica.

Según Daniel Goleman ´´la inteligencia emocional es la capacidad para reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de automotivarnos, y de manejar de manera positiva nuestras emociones, sobre todo aquellas que tienen que ver con nuestras relaciones humanas´´.

La inteligencia emocional es para él una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc, que configuran rasgos de carácter, como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, indispensables para una buena y creativa adaptación social.

Para tomar conciencia sobre la educación emocional es necesario lo siguiente:
·         La inteligencia emocional empieza con la conciencia de uno mismo y también con la conciencia social, es decir, cuando somos capaces de reconocer las emociones en todo lo que nos rodea.

·         Asimismo, supone entender que gran parte de nuestros comportamientos y decisiones se basan en emociones. El ser humano es una criatura emocional que un buen día aprendió a pensar y a razonar.

lunes, 17 de junio de 2019

Cómo ser un buen padre






Ser padres significa tener la valentía para aceptar lo que los hijos decidan hacer en su vida a pesar de que sus sueños no coincidan con los nuestros. Tener la audacia de arriesgarnos a soltarlos cuando se llega el momento en que inicien su propia travesía, sabiendo que se pueden equivocar o tropezar en el camino.

El médico austriaco Sigmund Freud (1856-1939) escribió: “No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la protección de un padre”, y es verdad.

Según los especialistas, para los niños su padre es el punto de referencia que les proporciona seguridad y confianza; lamentablemente, no es una tarea fácil. Pese a que existen muchos libros que pueden aportar valiosos consejos, no existe un manual para serlo. Nadie está exento de cometer errores, pero el sentido común y el instinto pueden ser una excelente guía para actuar lo mejor posible.[1]

Tomando en cuenta las palabras de Sigmund Freud, estas pueden ser algunas de las cualidades que un padre responsable busca cultivar en cada uno de sus hijos e hijas:
Actuar con humildad para reconocer las faltas y el valor de corregirlas para ser un ejemplo vivo de lo que esperamos ver en ellos.

Tener la libertad de expresar nuestro desacuerdo con sus acciones o decisiones cuando creemos que pueden ser perjudiciales para ellos o para los demás.
Ser sensatos para no actuar movidos por el orgullo, cuando los hijos rechazan nuestra intervención en sus asuntos o decisiones. 
Ser benevolentes para perdonarlos cuando nos ofenden o decepcionan y recordar que en ocasiones, nosotros también lo hemos hecho.
Tener la integridad para actuar siempre de acuerdo a lo que es correcto, justo y bondadoso porque nuestro ejemplo les enseña qué está bien y qué está mal.
Actuar con mucha prioridad y dedicar nuestros mayores esfuerzos, no a ganar más dinero para darles más cosas, sino a dar lo mejor de nosotros para cultivar lo mejor en ellos.
Confiar en que nuestros hijos serán buenos seres humanos gracias al ejemplo que les damos, el afecto con que los tratamos y los principios que les inculcamos.
Actuar con mucha sabiduría y reconocer que nuestro deber no es hacer lo posible para que los hijos sean felices sino cultivarles las cualidades y los principios que necesitan para merecerse la felicidad.

En este mes tan especial, la familia Zantmaró envía un saludo a todos los padres de familia, sobre todo aquellos que con mucho esfuerzo se dedican a la protección y cuidado de sus hijos e hijas. Dios bendiga sus vidas por la responsabilidad con la que ejercen ese don tan maravilloso de ser padres.




[1] http://www.consentido.com.mx/estilo-de-vida/2015/06/15/como-ser-un-buen-padre

jueves, 13 de junio de 2019

Biografía de Ida Vitale





Fuente de imagen: https://www.google.com


Un breve recorrido por la vida de Ida Vitale.

Ida Vitale nació en Montevideo, Uruguay el 2 de noviembre de 1923. Estudió Humanidades y tuvo como maestro a José Bergamín. Juan Ramón Jiménez la incluyó en una presentación de jóvenes poetas en Buenos Aires. Ejerció como profesora de literatura hasta 1973. Fue colaboradora del semanario Marcha; entre 1962 y 1964 dirigió la página literaria del diario Época. Fue codirectora de la revista Clinamen, integró la dirección de la revista Maldoror. Tuvo que exiliarse en 1974 a causa de la sangrienta dictadura en Uruguay, allí entró en contacto con Octavio Paz y fue parte del comité asesor de la revista Vuelta, además de participar en la fundación del semanario Uno más Uno. Considerada integrante de la Generación del 45 con otros escritores como Mario Benedetti, Juan Carlos Onetti, Carlos Maggi o Idea Vilariño.[1]

Ida Vitale fue galardonada con el premio Cervantes 2019, como fruto de todo su desempeño en el mundo de las letras, fue considerada una excelente poeta, traductora, ensayista, profesora y crítica literaria. En el año 2009 recibió el IX Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo.

El gran esfuerzo que Ida Vitale ha realizado, es una gran motivación para darnos cuenta de que el mundo está lleno de soñadores, todos deseamos algo, mejorar nuestra vida, hacer algo extraordinario, triunfar, tener dinero, dejar un legado. Sin embargo, lo que marca la diferencia es salir y caminar hacia el sueño, es allí donde clasifican muy pocos, aquellos que dejaron la zona cómoda de la autocomplacencia, aquellos que arriesgaron a dar el primer paso a pesar de que no haya nada seguro, aquellos que dejaron de soñar y se pusieron a trabajar, apostaron sus pocos recursos a la vida, sabiendo que lo podían perder todo.

Este artículo busca resaltar el esfuerzo y la dedicación de Ida Vitale, una sorprendente mujer que nos ha demostrado que sí se puede lograr todo aquello que en nuestra vida nos propongamos.

El siguiente poema es uno de muchos que Ida Vitale nos ha dejado en su magnífico legado:
Gotas
¿Se hieren y se funden?
Acaban de dejar de ser la lluvia.
Traviesas en recreo,
gatitos de un reino transparente,
corren libres por vidrios y barandas,
umbrales de su limbo,
se siguen, se persiguen,
quizá van, de soledad a bodas,
a fundirse y amarse.
Trasueñan otra muerte.



[1] https://www.escritores.org/biografias/2754-vitale-ida