lunes, 26 de marzo de 2018

Causas naturales de Claudia Hernández



Fuente de la imagen: https://www.casadellibro.com/

Imaginen una casa con ciertas habitaciones misteriosas de las que, si se sale a destiempo, es imposible salir aunque las puertas se abran. Ahora, imaginen un grupo de hermanas que juega en estas habitaciones a diario, atraídas por el encanto del misterio. Luego de un tiempo, una de ellas se queda dentro para acompañar a su gato. Era imposible que saliera. Sus compañeras de juego la visitan a diario y después de unos años, se percatan de que dentro de las habitaciones interiores, su hermana no envejecía.

Pareciera la descripción de una pesadilla. Y talvez lo sea. Se trata de un fragmento del primer relato de Causas naturales, de la salvadoreña Claudia Hernández, publicado por editorial Santillana en 2013. Los relatos incluidos en esta colección exploran el miedo en muchas de sus dimensiones a través de una narrativa limpia con cierto aire de inocencia, incluso ingenuidad.

¿Qué ocultaba aquella habitación misteriosa de la que eventualmente era imposible salir? Una característica de este y de los demás relatos del libro es esa cualidad de dejar en el aire una pregunta sin responder. O una pregunta cuyas respuestas pueden articular una amplia cantidad de interpretaciones posibles. Los cuentos están construidos sobre la imaginación y la ambigüedad de los significados posibles. De esta manera, hacen que el lector participe de un juego en el que se puede percatar claramente de que el cuento ha terminado, pero no puede saber por qué.


En otro de los cuentos, el niño que funge como narrador describe su relación con su hermano muerto, que existe en una fotografía en la sala de su casa y que lo convence de salir a la calle para ser atropellado por un automóvil, en medio del duelo inconcluso de su madre.

A través del misterio, Hernández nos hace confiar en una voz narrativa que nunca nos revela todo lo que necesitamos para comprender el relato, pero que nos revela todo lo que sabe. Sobre esta técnica, construyó un libro de cuentos delicado y cautivador. Cada uno de los textos atrapa, envuelve al lector con una narración inteligente y precisa, de forma que es imposible no terminarlo. Recomendamos con mucho entusiasmo este libro como una de las propuestas narrativas de autoras jóvenes más interesantes de Centroamérica.


lunes, 19 de marzo de 2018

Los juegos que antes jugábamos


¿Qué juegos jugaban en su niñez? ¿Y en la adolescencia? Las generaciones anteriores a las que hoy conocemos en las aulas se han caracterizado por el gusto por la actividad física como principal medio de recreación. Tanto que hoy es posible recordar con nostalgia la sorpresa que nos provocaba descubrir el escondite de compañero, o la euforia con que los policías perseguían a los ladrones en los patios de las escuelas o los institutos.

 Fuente de la imagen: https://articulo.mercadolibre.com.mx



Además de estos juegos, había otros que promovían la actividad manual. Los yaxs, el trompo, el yoyo, las canicas y los tazos son objetos que hoy identifican a una generación que creció con el lento proceso de asimilación de la pantalla.

Las condiciones actuales del desarrollo tecnológico han involucrado al mundo de los juegos el desarrollo de otras competencias, relacionada con realidades virtuales. Eso no es malo, pues no podemos quedarnos con la nostalgia de un tiempo pasado y mejor. Pero vale la pena hacer un llamado al recuerdo sobre el gozo que en tantas personas provocaron el escondite, la tenta, el chiviricuarta, el arrancacebollas o los policías y ladrones.




Julio Cortázar decía atinadamente que el juego es algo que está íntimamente ligado con la vida. No solo los humanos juegan, los seres vivos en general se divierten entre sí. Aprenden a vivir mediante esos simulacros lúdicos de la vida que son los juegos. Por eso son tan importantes los espacios de recreación en las escuelas y los colegios. Las risas y los gritos de niños jugando en los recesos son la música que mejor identifica instituciones saludables, con alumnos motivados y felices.

lunes, 12 de marzo de 2018

Comer bien, aprender bien


Fuente de la imagen: http://www.culligan.es/

La buena nutrición es un requisito indispensable para el proceso de aprendizaje. La desnutrición a edades tempranas es un factor que afecta de forma terrible el desarrollo de los estudiantes. Una mala nutrición no solo es determinante para el desarrollo físico, diversos estudios han demostrado que la desnutrición infantil afecta de forma directa el crecimiento del cerebro, el desarrollo del sistema inmunológico y el desarrollo intelectual y socioemocional en los niños.

La desnutrición es el problema más grave relacionado con la alimentación en el proceso de aprendizaje, pero no es el único. Existen otros tipos de desórdenes provocados por una mala nutrición. El exceso en el consumo de comidas chatarra, bajas en nutrientes y altas en grasas saturadas y colesterol o azúcar también es un problema que puede provocar obesidad, fatiga y problemas metabólicos, entre otros padecimientos.

Una educación integral debe considerar la promoción de hábitos alimenticios saludables y duraderos. Es importante considerar dentro del proceso de formación de los estudiantes programas que incluyan educación alimentaria y que involucren sus hábitos alimenticios de forma directa. Estos programas pueden incluso trascender el salón de clases, y ser proyectados hacia las familias y las comunidades a través de los estudiantes.

También es viable la opción de proveer ambientes que favorezcan una alimentación saludable. Un ejemplo sencillo de esta práctica podría ser la preferencia de ventas de frutas en lugar de las ventas de comida chatarra en las cafeterías escolares. Establecer sitios donde se pueda consumir agua pura para evitar el consumo de bebidas carbonatadas o refrescos también es una opción que puede considerarse, entre muchas otras.

Fuente de la imagen: http://www.lasceibas.gov.co

En fin, son varias las opciones y mucho el trabajo por hacer para hablar de una educación nutricional. Los beneficios posibles en el largo plazo son incalculables, y los riesgos de no implementarla pueden resultar en problemas en graves problemas en el largo plazo. ¿Qué acciones han tomado ustedes?

lunes, 5 de marzo de 2018

Educación física


Fuente de la imagen: https://educacion2.com

Muchas veces dejamos de prestarle atención a este elemento tan importante para la formación y el desarrollo integral. La educación física no solo contribuye con la salud de los estudiantes, también es importante para otros ámbitos del desarrollo personal de lo más diversos. Ayuda a formar competencias relacionadas con la sociabilidad y el trabajo en equipo. Solo con el hecho de realizar actividades físicas, químicamente el cerebro se ve beneficiado. Ayuda a canalizar estrés, y a su vez fomenta la creatividad.

La educación física inclusiva debe satisfacer todas las necesidades y ser accesible a todo el alumnado, sin importar el entorno económico, étnico o cualquier tipo de condiciones especiales, como la diversidad funcional o las necesidades culturales o religiosas específicas.

Fuente de la imagen: https://pxhere.com/

La UNESCO ha acuñado el término de “alfabetización física”. Reconoce a las personas “físicamente alfabetizadas” como personas que tienen confianza en sí mismas, poseen seguridad y están en sintonía con sus capacidades motrices. Demuestran control y coordinación y pueden responder a las exigencias de un entorno cambiante. Además de la capacidad de disfrutar descubriendo nuevas actividades que involucren su cuerpo. Las personas físicamente alfabetizadas reconocen también la importancia de la actividad física y ven su vida con la expectativa de no dejar de practicarla (Educación física de calidad, UNESCO).

Así pues, la educación física es parte de la formación integral de las personas. Y es importante motivar esta formación desde edades tempranas. A continuación les dejamos un video sobre algunas actividades físicas para niños en niveles preescolares. ¿Los conocían? ¿Qué juegos practican ustedes?