lunes, 25 de septiembre de 2017

Guatemala, las líneas de su mano de Luis Cardoza y Aragón

 Fuente de la imagen: https://books.google.com.gt

Luis Cardoza y Aragón es uno de los poetas guatemaltecos que más ha sentido y que más ha conocido el amor y el dolor por este país. Fue capaz de traducir en el libro Guatemala, las líneas de su mano la profundidad del sentimiento de su regreso y la nostalgia del sentimiento de identidad. Cardoza vivió una gran parte de su vida en México, y quizá fue esa distancia que guardó de su país natal la que afianzó el vínculo de su pertenencia.

Fuente de la imagen: http://mundochapin.com/

El libro es una descripción de Guatemala desde la intimidad. Su lectura, más que deleitarnos con sus descripciones, es un itinerario de viaje por esos lugares que a veces no nos damos cuenta de que tenemos tan cerca. Chichicastenango, Zacapa, la Semana Santa en la Antigua, Atitlán y los pueblos de sus riveras. También es una aproximación a su historia, desde la vena mítica narrada en la literatura prehispánica hasta los abusos de la historia más reciente.

El autor viaja con todos sus sentidos despiertos y nos presenta su memoria y su gozo a través de olores, sabores, colores y emociones. Más que un libro, Guatemala, las líneas de su mano es un mapa que define el carácter del territorio que habita y lo hace poema. Es el olor del pom en las ceremonias mayas, el olor a caoba y a corozo en que inunda la cuaresma, o el olor a pino que recibe los días festivos. También es un acercamiento a los evidentes contrastes entre el área urbana y el área rural, entre las condiciones de vida que enfrentan los indígenas y las que enfrentan los mestizos.

Luis Cardoza y Aragón, lejano a cualquier patriotismo barato, y lejano a cualquier fervor independentista, retrató en este libro la profundidad del amor que sentía por Guatemala. Es esta la lectura que recomendamos hacer en este mes, en el que recordamos 196 años de vida independiente.

lunes, 18 de septiembre de 2017

La Independencia de Centroamérica

http://carlosantoniomendoza.blogspot.com

El pasado 15 de septiembre hubo un asueto oficial en Guatemala por conmemorarse los 196 años de su independencia de España. La historiografía guatemalteca toma esa fecha como la división entre la época colonial y el inicio de la época independiente, pero… ¿sabemos realmente qué fue lo que pasó en ese momento?

¿Cómo fue la independencia de Centroamérica?

Antes de que se firmara el acta de Independencia de Guatemala –que entonces era el Reino de Goathemala–, hubo varias sublevaciones. La sublevación de San Salvador (1811), la Sublevación de León (1811) y la de Granada (1811) en Nicaragua. Destaca entre estas la insurrección de Los Altos, encabezada por Atanasio Tzul en 1820.
Trono de Atanasio Tzul. Fuente: Museo Nacional de Historia.

Ante estas manifestaciones de insurrecciones populares, la Familia Aycinena, que entonces dirigía el Ayuntamiento de Guatemala, convocó a un grupo de intelectuales liberales para pensar en un plan pacífico de independencia, cuyo objetivo principal era crear condiciones políticas adecuadas para que las autoridades fueran las que decidieran la separación de la monarquía española y la conservación del sistema político. Esta gestión concluyó con la firma del Acta de Independencia el 15 de septiembre de 1821, y la intención de quienes maquinaron este plan pacífico era anexionarse al Imperio Mexicano, encabezado por Agustín de Iturbide. La anexión a México se proclamó el 5 de enero de 1822 y duró alrededor de un año, tras lo cual se convocaron elecciones para un Congreso Constituyente que se instaló en junio de 1823. A finales de noviembre de 1824, fue aprobada la Constitución de la República Federal del Centro de América.

http://archivo.elnuevodiario.com.ni


La historia política de nuestro país en su época independiente ha sido interesante y diversa. Han pasado muchos acontecimientos y eventos para que hoy le demos el nombre de Guatemala al territorio geográfico que habitamos. Lo importante, más que aprovechar el feriado, es cuestionar el significado de ciertas fechas y conmemoraciones populares. Te invitamos a leer más al respecto. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

Emprendimiento juvenil

Fuente de la imagen: http://www.uniagraria.edu.co

La energía y la vitalidad de los jóvenes hacen que sea un sector de la población bastante entusiasta por montar sus propias empresas e incorporarse así a la población económicamente activa. Actualmente, en Guatemala hay 1.2 millones de personas que generan ingresos a través de sus propios negocios. Según un estudio hecho por la Universidad Francisco Marroquín este año, esto posiciona al país como uno con un alto nivel de emprendimiento.

Existen varias formas para incentivar el emprendimiento que pueden enseñarse en las instituciones educativas. Promover el trabajo en equipo y tomar en cuenta la asignación de actividades que requieran un alto grado de creatividad, participación cooperativa y liderazgo son elementos que inciden en la actitud emprendedora de los estudiantes.

Fuente de la imagen: https://chicosabailar.com

El sitio web del Programa de Desarrollo Emprendedor (Prodem) tiene una visión más amplia sobre el tema. Según este sitio, es cierto que existen varios incentivos para vincular al emprendimiento con la juventud. Estos incentivos no solo deben procurar el tratamiento del tema como una forma de inserción laboral. El emprendimiento debería ir más allá de los términos económicos. Los incentivos para el emprendimiento deben vincular a los jóvenes no solo con opciones de emprendimiento con fines de lucro, sino que debe informar sobre otro tipo de actividades a las que pueden enfocar sus esfuerzos: voluntariados, organizaciones sociales, equipos deportivos, fundaciones, etcétera. De esta manera, su visión de liderazgo de éxito se amplían a panoramas que trascienden el dinero; y sus competencias de dirección y visión tienen un panorama mucho más abierto dónde desarrollarse.


Desvincular la idea del éxito económico con la del emprendimiento empresarial es importante, para tener la claridad suficiente en las ideas para que las personas trabajen por lo que desean y por lo que les apasiona. El siguiente video establece de forma clara esa diferencia. Esperamos que lo disfruten. 



lunes, 4 de septiembre de 2017

Literatura guatemalteca (I)

En el festival Pulso Volcánico celebrado en la ciudad de Antigua Guatemala, en el marco de un conversatorio sobre literatura guatemalteca contemporánea, la escritora y poeta Vania Vargas enfatizó en la importancia que para la literatura actual tienen los nombres de Eduardo Juárez, Arnoldo Gálvez Suárez, Eduardo Halfon y Víctor Muñoz. Sus libros funcionan como un panóptico de la sociedad guatemalteca actual. En Zantmaró Ediciones habíamos reseñado libros de dos de estos cuatro autores.


Arnoldo Gálvez y Víctor Muñoz hacen una aproximación interesante a la clase media urbana. Sus conflictos y las herencias que guardan de la época de la guerra. Eduardo Juárez realiza un descenso a las áreas más desfavorecidas de la sociedad, que dan cabida a personajes de lo más hostiles y marginales. Por último, Eduardo Halfon realiza, a vuelo de pájaro, una aproximación de las clases acomodadas.

Eduardo Juárez:

Fuente de la imagen: http://lahora.gt

Los textos narrativos de Eduardo Juárez son una aproximación a la violencia y a la hostilidad de los universos subalternos de Guatemala. Sus libros desarrollan sus historias en los espacios y ambientes más sórdidos que hay en el país. Sus personajes suelen ser delincuentes, drogadictos, alcohólicos, brochas, prostitutas. Todos muestran el rostro más hostil de las relaciones humanas, con una buena dosis de humor narrativo.

Su primer libro, Mariposas del vértigo, fue publicado por Editorial Letra Negra en 2005 y desde entonces, nutrió su creación literaria con otros títulos como Serenatas al hastío (2007), Exposición de atrocidades (2010) y la novela Retrato de borracho con país (2012).

Conoce aquí el trabajo de este autor, que además es fotógrafo y publica periódicamente en Nómada.

Arnoldo Gálvez Suárez

Fuente de la imagen: wikiguate.com.gt

Hace unos meses, sobre Arnoldo Gálvez habíamos reseñado la novela Puente adentro. Una de las principales características de este autor es que posee un dominio milimétrico del arte narrativo. Sus historias, además de ser sumamente atractivas, están muy bien escritas. Su estilo es irónico, sagaz e inteligente. Sus personajes, por lo general de clase media, enfrentan los problemas con los que se encuentra el lector común: el tedio, la infidelidad, la holgazanería, el desamor, el miedo… en este desierto de emociones infructuosas, surge, repentinamente, la historia.

Además de sus frecuentes contribuciones periodísticas para algunos medios, el autor ha publicado los libros El tercer perfil (2005), Los jueces (2009), La palabra cementerio (2013) y Puente adentro (Premio BAM Letras en 2015).

Eduardo Halfon

Fuente de la imagen: https://iletradoperocuerdo.com

En el blog de Zantmaró Ediciones también habíamos reseñado un libro de Eduardo Halfon. Halfon es un autor de antepasados judíos, que se formó bajo los preceptos de esa religión en un país católico. Su obra narrativa realiza, en muchos casos, concienzudas aproximaciones a la clase alta de la sociedad guatemalteca. Casi siempre tiene un tono reflexivo que gira en torno a la literatura, la soledad y la migración. Muchas veces, sus temas son académicos. Ha publicado con editoriales muy prestigiosas en España y su obra ha sido traducida a diversos idiomas, lo que lo convierte en uno de los autores guatemaltecos más reconocidos en el extranjero actualmente.

Entre sus obras más famosas El ángel literario (Anagrama, 2004), Siete minutos de desasosiego (Panamericana Editorial, 2007), El boxeador polaco (Pre-Textos, 2008), La pirueta (Pre-Textos, 2010, premio de novela corta José María de Pereda en 2009), Signor Hoffman (Libros del Asteroide, 2015 y premio hispanoamericano de cuento Gabriel García Márquez, 2016). Este año publicó Clases de chapín con el sello Fulgencio Pimentel y la editorial Jekyll & Jill reeditó Saturno.

Para conocer más sobre Eduardo Halfon, puedes leer la entrevista que la revista El Cultural le hizo este año aquí.

Víctor Muñoz

Fuente de la imagen: https://www.sdpnoticias.com

Recientemente (en 2013), Víctor Muñoz fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias. Según Vania Vargas, “con un lenguaje vernáculo, coloquial, y sin malabares estructurales, ha logrado esbozar la vida de la clase media guatemalteca e invitar a la sensibilidad y el  asombro...”. Sus historias se caracterizan por una modulación muy cuidada de la ironía y del humor narrativo.

La reina ingrata (Santillana, 2016) es uno de los libros más recientes de este escritor. Recientemente se ha reeditado el título Instructivo breve para matar al perro y otros relatos sobre la atribulada vida de Bernardo Santos, que se publicó originalmente en 1985 y fue reeditado por Editorial Palo de Hormigo en 2007. Puedes leer más sobre este escritor en este artículo, publicado en la Revista D de Prensa Libre, con motivo de la concesión del Premio Nacional de Literatura.