lunes, 12 de junio de 2017

El hombre que calculaba

Fuente de la imagen: https://books.google.com.gt


El escritor brasileño Julio César de Mello e Souza utilizó el seudónimo árabe de Malba Tahán para publicar su libro más famoso: El hombre que calculaba. Además de este libro, publicó con ese nombre otra gran cantidad de textos (más de un centenar) de gran diversidad. Malba Tahán no solo es un seudónimo de Julio César de Mello, sino también un personaje ficticio, musulmán, que vivió en Bagdad en el siglo XIV.

El hombre que calculaba relata las emocionantes historias de Beremís Samir, un prodigioso matemático a quien el narrador del libro encuentra por casualidad, mientras pronunciaba cifras exorbitantes en voz alta por el camino de Bagdad, “la Perla de Oriente”. A partir de ahí, lo acompaña en su viaje y se vuelve un inseparable amigo del narrador. En su viaje, Beremís, “el Hombre que Calculaba”, resuelve una gran cantidad de problemas de cálculo y matemáticas que se encuentran en su camino y su destino. La emoción de la aventura del viaje y la gravedad de los problemas le dan al personaje un matiz casi heroico.



De una forma muy amena, el libro describe una serie de curiosidades sobre la aritmética. Por ejemplo, el concepto de los números perfectos, aquellos cuyos divisores enteros suman el número tal cual (el número 28, o el 496, por ejemplo), o el juego de escribir la mayor cantidad de números posibles utilizando cuatro números cuatro, o el juego de los cuadrados hipergónicos: aquellos que al sumar los números que los componen, en cualquier dirección, suman el mismo número.


El hombre que calculaba es un libro que deconstruye el paradigma de las matemáticas como una asignatura tediosa y complicada. A la vez, es un excelente texto que puede servir como motivación para estudiar matemáticas. Puede descargarse completo en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario