lunes, 6 de marzo de 2017

El estrés escolar



El Gaokao es un examen que se practica en China y sus resultados determinan el acceso que millones de jóvenes tendrán a una educación superior. Esta práctica ha generado mucha polémica a nivel mundial por los altos niveles de presión al que son expuestos los estudiantes, pues de la aprobación del examen no depende únicamente el acceso a la universidad, sino también la seguridad económica que la familia tendrá en el futuro.

Este caso es un el extremo de presión ejercida sobre estudiantes. Muchos estudios han demostrado que el sometimiento de los estudiantes a cargas académicas excesivas repercute de forma negativa en otras áreas del aprendizaje. Provocan estrés escolar, disminuyen la creatividad y la motivación por estudiar e interactuar con sus compañeros.

Es preciso señalar que el estrés infantil o juvenil no es generado únicamente por el apremio de obtener una calificación positiva. También pueden ser factores otros elementos como la participación en la clase, las rivalidades entre compañeros, la aceptación o el rechazo en un grupo, la desaprobación de sus padres, entre otros.

El estrés escolar es un riesgo latente que resulta de estas altas cargas de presión en las instituciones educativas. La velocidad con que avanzan la tecnología, la política y el mercado en el siglo XXI ha hecho que la calidad de vida se deje a un lado, y se le dé más importancia a los resultados mensurables. Y los estudiantes no han sido la excepción a esta dinámica. Muchas veces afrontan grandes cargas de presión tanto de parte de sus padres como de sus profesores por obtener resultados aceptables, pues relacionan estos resultados con la competitividad que podrán tener en el futuro, como profesionales o trabajadores. Sin embargo, la relación no es siempre directa, y más importante que cumplir con los requerimientos de un programa, es importante formar en las personas competencias para la vida.

Es importante cuestionarnos como profesores sobre la relevancia que el desarrollo de ciertas actividades tiene para la formación del estudiante. Y ante el volumen excesivo en cargas académicas que aún existe en algunos establecimientos, es recomendable lidiar con el estrés escolar a través de la dispersión eventual en actividades artísticas o creativas. Se pueden crear programas extracurriculares de música, artes o deportes, ya que estos suelen ser excelentes opciones para mitigar los efectos de cargas académicas que resultan demandantes. Con esto no solo logramos evitar consecuencias negativas del estrés sino estimular a los estudiantes en otras áreas de su conocimiento y habilidades personales.

Fuente de la imagen: https://www.etapainfantil.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario