lunes, 20 de marzo de 2017

Carlos Mérida, cercano

Mural de Carlos Mérida ubicado en las afueras del 
Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (zona 4). 

Estamos en Guatemala, en 1912. Dos jóvenes artistas estaban convencidos de consagrar su vida a la pasión que le profesaban al arte, y decidieron viajar a París. A principios del siglo XX, la capital francesa era considerada también una capital cultural, cuna de las obras y los movimientos vanguardistas de la época. Carlos era el nombre de ambos. Carlos Valenti uno y Carlos Mérida el otro. Además de su equipaje, llevaban una carta de recomendación del poeta español Jaime Sabartés para Pablo Picasso. En París, la desgracia alcanzó a uno de ellos con la noticia de su ceguera próxima y decidió quitarse la vida. Carlos Valenti truncó así la carrera que Mérida vivió, longevo, durante el siglo XX.

Sueño y realidad (1944). Museo Nacional de Arte Moderno.

En ese viaje, Carlos Mérida conoció a Picasso, a Modigliani y a otros personajes del ámbito artístico europeo. Regresó a Guatemala y en 1915, con 23 años de edad, montó su primera exposición en la ciudad de Quetzaltenango. Su sueño, primero, era el de ser músico. Sin embargo la vida lo hizo padecer una sordera parcial prematura que lo obligó a abandonar esta intención. Y todos los sonidos y las notas con las que imaginaba sus sinfonías se convirtieron en colores con los que realizó una monumental obra plástica.

Su obra siempre tuvo un gran referente en la cultura maya, pero con un tratamiento abstracto influido por las vanguardias artísticas europeas.


Hoy, el Museo Nacional de Arte Moderno lleva su nombre y guarda una colección del pintor. Sus obras conviven con nosotros, los habitantes de la ciudad, sin que lo sepamos. Pueblan las calles en silencio y basta con observar con un poco de detenimiento para que hagan estallar nuestros ojos en colores y en formas.

Sala Carlos Mérida dentro del 
Museo Nacional de Arte Moderno.
La sala es un homenaje al pintor guatemalteco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario