lunes, 16 de enero de 2017

El cine en las aulas



La aparición del cine a principios del siglo XX y su incorporación en los ámbitos familiares y cotidianos a través de la televisión produjo uno de los cambios más significativos en la forma en que aprendemos y recibimos información. Los estudiantes actuales responden a los estímulos audiovisuales de mejor forma que a otros. Este fenómeno no es negativo, aunque así se le juzgó en un principio. El cine contiene varios elementos que fomentan el aprendizaje y que lo ubican fuera del ámbito del mero entretenimiento. El Currículo Nacional Base de Guatemala (CNB), por ejemplo, recomienda la exploración de contenidos relacionados con el cine así como la promoción de películas producidas en Guatemala.

Existen muchos factores que determinan qué tanto pueda explorarse y explotarse el cine como recurso pedagógico. El tipo de curso, por ejemplo, puede determinar que sea o no recomendable ver películas en su totalidad. Sin embargo, siempre hay algunas escenas que pueden ser aprovechadas y que se acomodan al tiempo disponible en clase.

Siempre es necesario que realizar un trabajo previo a la visualización, reflexionar si el tema de la película en realidad responde a los temas sobre los que el curso trata y si los miembros de la clase se han entusiasmado con textos semejantes. Las películas pueden servir tanto para introducir un tema nuevo, como para exponer un tema que se esté enseñando o para concluirlo.


En un texto de Celia Carracedo colgado en el portal del Instituto Cervantes se propone una serie de actividades que es posible realizar con películas en clase. Por ejemplo, los alumnos pueden hacer comentarios, debates, cineforos, videoforos, o discusiones socializadas luego de ver una película. En la era de la información, cuando a diario uno está expuesto a una gran cantidad de información muchas veces transmitida de forma audiovisual, es cuando más relevancia cobra la selectividad y la importancia de los contenidos del aprendizaje.

Fuente de la imagen: fotografía de la película Tiempos modernos, de Charles Chaplin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario