lunes, 30 de enero de 2017

En busca de Klingsor de Jorge Volpi



En busca de Klingsor la novela más conocida del autor mexicano Jorge Volpi, y fue gracias a ella por la que le concedieron el premio Biblioteca Breve, en 1999. 

La historia trata sobre el teniente Francis P. Bacon, un físico estadounidense que, tras verse obligado a dejar su carrera académica por un escándalo amoroso, se enlista en el ejército inmediatamente después de la conclusión de la Segunda Gran Guerra. En una de sus misiones, se le encomienda investigar la identidad de Klingsor, el hombre que asignaba presupuestos y aprobaba proyectos de investigación durante el régimen nazi en Alemania, y que influía directamente en las decisiones de Adolf Hitler.

La misión se convierte en una pesadilla para el joven físico, que encuentra un aliado transitorio en un matemático alemán, Gustav Links, que había participado en la conspiración para matar a Hitler en 1945 y que había perdido a todos sus seres queridos a causa de la guerra. El joven termina envuelto en una compleja red de espionaje y conforme se adentra en el misterio de la identidad de Klingsor, se percata también de la densidad de la oscuridad que rodea a ese personaje, que poco a poco ocupa su propia vida. Al punto de tomar una decisión por móviles ajenos a la misión.


La novela además presenta una profunda investigación sobre el desarrollo de la teoría cuántica, desde sus inicios. Una inmersión íntima hacia esos fascinantes personajes, fundamentales para el desarrollo de la ciencia del siglo XX y, como la novela se encargará de evidenciar, fundamentales también para los programas científicos de los actores del conflicto bélico. Albert Einstein, Neils Bohr, Max Plank, Erwin Schrödinger y Werner Heisenberg, por mencionar algunos nombres, intervienen como personajes en el desarrollo de la obra. El texto plantea la cuestión sobre qué implicaba ser científico en la Alemania nazi y estar en desacuerdo o a favor del régimen. Con esta aproximación al panorama científico y político de la época, Jorge Volpi encontró la materia prima para consumar una novela excelente, en el panorama de la literatura contemporánea.

Fuente de la imagen: http://www.communitas.pe/

lunes, 23 de enero de 2017

Las razones financieras


Una razón es una relación entre dos variables diferentes, y su valor expresa por lo general la relación en conjunto de la información de ambas variables, pero sin depender de su dimensión. Los cuatro estados financieros básicos de una empresa (el estado de resultados, el balance general, el estado de flujo de efectivo y el estado de ganancias retenidas) contienen la información de la eficiencia operativa de la empresa. Sin embargo, su interpretación para tomar decisiones puede llegar a ser complicada, por la gran cantidad de información que contienen. Las razones financieras son herramientas de análisis que sintetizan esa información en un conjunto de valores cuya interpretación resulta más cómoda.

De acuerdo con el tipo de información que aportan, las razones financieras han sido clasificadas en las cuatro categorías básicas: de liquidez, de actividad, de endeudamiento, y de rentabilidad. Un resumen de su metodología de cálculo puede encontrarse en este enlace.


La información de las razones financieras debe considerar algunas precauciones. Siempre son indicadores de la desviación de alguna norma, pero en realidad el problema raíz de esas desviaciones no está revelado. Una razón no proporciona toda la información sobre la empresa, el análisis siempre debe realizarse en conjunto con otras variables, eventos puntuales, fallos en producción, sobredemandas, competidores nuevos, etcétera. Tampoco toman en consideración la inflación, que puede distorsionar los resultados de las razones. Sobre todo si se comparan mismos períodos de diferentes años. Y dependiendo del tipo de empresa al que pertenezcan los datos, los valores promedio de las razones pueden variar. Por ejemplo, una razón de liquidez cercana a 1.0 sería aceptable para una empresa pública de servicios, pero no para una empresa de manufactura. También dependen de la estabilidad del mercado (en un mercado más estable, la liquidez tiende a ser menor), entre otros factores.

Fuente de la fotografía: https://contadorcontado.com
Bibliografía: Gitman, Lawrence J. Administración financiera. Person Educación: México, 11a. edición.

lunes, 16 de enero de 2017

El cine en las aulas



La aparición del cine a principios del siglo XX y su incorporación en los ámbitos familiares y cotidianos a través de la televisión produjo uno de los cambios más significativos en la forma en que aprendemos y recibimos información. Los estudiantes actuales responden a los estímulos audiovisuales de mejor forma que a otros. Este fenómeno no es negativo, aunque así se le juzgó en un principio. El cine contiene varios elementos que fomentan el aprendizaje y que lo ubican fuera del ámbito del mero entretenimiento. El Currículo Nacional Base de Guatemala (CNB), por ejemplo, recomienda la exploración de contenidos relacionados con el cine así como la promoción de películas producidas en Guatemala.

Existen muchos factores que determinan qué tanto pueda explorarse y explotarse el cine como recurso pedagógico. El tipo de curso, por ejemplo, puede determinar que sea o no recomendable ver películas en su totalidad. Sin embargo, siempre hay algunas escenas que pueden ser aprovechadas y que se acomodan al tiempo disponible en clase.

Siempre es necesario que realizar un trabajo previo a la visualización, reflexionar si el tema de la película en realidad responde a los temas sobre los que el curso trata y si los miembros de la clase se han entusiasmado con textos semejantes. Las películas pueden servir tanto para introducir un tema nuevo, como para exponer un tema que se esté enseñando o para concluirlo.


En un texto de Celia Carracedo colgado en el portal del Instituto Cervantes se propone una serie de actividades que es posible realizar con películas en clase. Por ejemplo, los alumnos pueden hacer comentarios, debates, cineforos, videoforos, o discusiones socializadas luego de ver una película. En la era de la información, cuando a diario uno está expuesto a una gran cantidad de información muchas veces transmitida de forma audiovisual, es cuando más relevancia cobra la selectividad y la importancia de los contenidos del aprendizaje.

Fuente de la imagen: fotografía de la película Tiempos modernos, de Charles Chaplin.

lunes, 9 de enero de 2017

Liderazgo escolar


La ciencia de la administración ha observado ya la relación positiva que existe entre los modelos administrativos basados en el liderazgo contra otros más conservadores. También ha determinado que la diferencia entre el éxito o el fracaso de muchas empresas depende de la visión y las características del líder que la dirige. De ahí que el estudio del tema del liderazgo haya cobrado mucho interés, incluso por parte de instituciones académicas. En Guatemala, por ejemplo, existe una gran cantidad opciones que ofrecen a las empresas programas de capacitación en liderazgo para sus colaboradores. Incluso existe una maestría en liderazgo certificada por una universidad.

El entusiasmo por el estudio del liderazgo ha migrado también hacia el ámbito pedagógico, de tal suerte que la Unesco y otras instituciones a nivel internacional han promovido la investigación sobre los hábitos de liderazgo escolar, y su práctica en establecimientos educativos. La Red de Liderazgo Escolar, por ejemplo, ofrece a los usuarios una posibilidad de intercambio actual de recursos, conocimientos y herramientas sobre el tema.

Un líder es quien guía a las personas (la palabra viene del verbo inglés lead, que significa conducir, llevar). Se entiende esta conducción no hacia un lugar, ni hacia un objetivo, sino hacia el futuro en una comprensión amplia.

Un líder comprende que los valores de la institución están alineados y vinculados con sus valores personales, y los practica por el bienestar suyo y de su equipo. Su autoridad no es establecida por una norma, sino que es el mismo grupo quien se la concede. No apela a emociones como el miedo o la exclusión, sino que trata que todos los miembros del equipo avancen en forma conjunta.


El liderazgo trata, en términos generales, de la forma para lograr que una comunidad de personas, ya sea una escuela o un grupo de fieles de una iglesia o los trabajadores de una empresa, entreguen sus mayores esfuerzos por su propia convicción. Según Alfredo Rojas y Fernando Gaspar, autores del libro Bases delliderazgo en educación, los desafíos educativos que enfrenta en este momento en América Latina requieren urgentemente de la implementación de los buenos hábitos del liderazgo, tanto en la administración de las instituciones como dentro de las aulas.

Fuente de la imagen: https://dominicanaemprende.wordpress.com/

lunes, 2 de enero de 2017

De regreso a clases


Un nuevo año representa el reinicio y la continuación de muchas cosas: proyectos personales o profesionales, planes de trabajo o negocios, y también marca el inicio de un nuevo ciclo escolar en la mayoría de establecimientos educativos del país. Luego de haber pasado un tiempo con la familia y con los amigos, tanto los maestros como los estudiantes regresan en enero para iniciar una nueva etapa de aprendizaje.

El diario Hufftingtong Post recomienda ocho actividades que pueden ayudar en gran medida al desarrollo satisfactorio del ciclo, si se hacen desde el inicio del año. Estas son:
  1. Contar con todos los útiles necesarios desde el inicio del ciclo.
  2. Llevar una agenda para hacer planes de trabajo y de estudio con control de días y fechas.
  3. Conocer el plan de estudios. Es importante que los estudiantes sepan qué aprenderán durante el año y las unidades.
  4. No procrastinar: no dejar para el día anterior a la fecha de entrega trabajos que requieren un desarrollo progresivo.
  5. Entender qué se espera de cada instrucción y trabajo.
  6. Involucrarse en la comunidad escolar en actividades extracurriculares. Esto ayuda a que los estudiantes socialicen con personas con intereses afines.
  7. Saber qué tipo de estímulo es más eficaz para el aprendizaje de cada persona. Hay personas que aprenden mejor con estímulos auditivos, otras con estímulos visuales, etcétera.
  8. Listar metas: además de ganar el ciclo, qué otros méritos académicos y  no académicos se esperan para cada alumno durante el año.

Por lo general, los estudiantes observan de forma muy clara cómo el cambio de ciclo está directamente relacionado con su desarrollo personal, pues los contenidos de los programas cambian y avanzan dentro del grado académico que estén cursando. Los maestros en cambio corren el riesgo de encontrar en la repetición de una materia determinada el ciclo de la rutina. Sin embargo, la docencia es un profesión en constante cambio y aprendizaje, y nunca deja de haber experiencias formativas y retadoras.

Tener un grupo de estudiantes motivados durante el año es determinante para mantener el dinamismo durante el ciclo. Al igual que para lograr de una forma más efectiva la asimilación de los indicadores de logro y de las competencias determinadas.

El sitio web Greats Schools recomienda, entre otras cosas, mantener metas altas para cada uno de los estudiantes, cumplir siempre con los requerimientos de organización y de preparación sobre la materia que se imparte y formar vínculos fuertes con los alumnos demostrándoles que les importan como personas. 

Cada ciclo escolar representa un nuevo desafío con personas diferentes, rostros diferentes, tecnologías nuevas y contenidos en constante desarrollo. Pero también, representa una nueva oportunidad para formar mejor a las personas que en un futuro trabajarán por el país. ¡Mucho ánimo y nuestros mejores deseos para este nuevo ciclo!