lunes, 8 de junio de 2015

Las ventajas y desventajas de la educación en línea

La educación digital como la conocemos hoy en día – una multitud de cursos en línea sobre las temáticas más diversas – inició en 2011. Tres profesores universitarios (Stebastian Thrun, Daphne Koller y Andrew Ng) empezaron a ofrecer sus cursos de ciencias de la computación en línea, cada uno reuniendo a más de 100 mil estudiantes. En 2012, Thrun fundó Udacity y Koller y Ng fundaron Coursera, y para mediados de ese año, las universidades ya habían empezado a darse cuenta del cambio que venía.

Foto: Cultura Exclusive

Hoy en día, Coursera cuenta con casi 120 convenios con universidades, 180 empleados y sus cursos fácilmente exceden las decenas de miles de alumnos inscritos. Cada curso requiere una combinación de lecciones en video, tareas y exámenes, y en promedio, toman de cuatro a seis semanas. La mayoría son gratis, pero se ofrecen certificados pagados para demostrar que se han completado.

Sin embargo, no han llenado las expectativas de todos. Aunque Coursera pasó recientemente la marca de 2 millones de cursos completos, hay una gran tasa de abandono. En una entrevista reciente para el Wall Street Journal, la cofundadora de Coursera explica algunos de los motivos – y tienen que ver con las ventajas y desventajas de la educación en línea. Koller dice que la educación en línea te puede enseñar las habilidades y los hechos básicos de una disciplina, que permite a los estudiantes aprender a su propio ritmo y le ofrece una importante cantidad de retroalimentación a los instructores, que pueden monitorear qué preguntas funcionan mejor y cómo los estudiantes pueden acelerar su prograso.

Sin embargo, la tecnología no ofrece la experiencia que tiene una universidad tradicional: es un proceso de socialización, de diálogo y en ciertos casos, de prestigio. Además, es complicado comparar la educación presencial con su variante digital en la actualidad. Muchos se han enfocado en el precio, dice Koller, pero ella no cree que ese sea el problema: "Para mí, más importante que la reducción de costos es la mejora de los resultados finales".

Agrego una variante: los cursos digitales masivos también democratizan el conocimiento. Quizá no es posible sustituir el valor de un diploma de Harvard por un certificado digital, pero la proliferación de cursos de universidades como Princeton y Stanford, o lecciones especializadas en problemas concretos que pueden ayudar a un profesional a resolver un problema contribuyen a expandir el acceso a la educación de quienes tengan el interés por aprender algo nuevo. Y el cambio puede ser importantísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario