martes, 10 de marzo de 2015

Descansos que mejoran la productividad

Puede parecer que tomarse un descanso es lo último que necesitas en el trabajo, los estudios y sobre todo, en la época de más carga laboral, pero tu cerebro requiere un momento de pausa para procesar la información.

Varios estudios han confirmado que el cerebro necesita distraerse para ayudarnos a alcanzar nuestro mejor nivel de capacidades, ya que es necesario para formar memorias estables e incluso, favorecer la creatividad. En el largo plazo, el manejo del tiempo productivo también implica manejar el tiempo de ocio, por lo que aquí hay algunas ideas de las que podemos aprender algunos principios:

La técnica del tomate

La técnica Pomodoro es muy conocida como una herramienta para organizar tu tiempo. Implica que trabajes por 25 minutos seguidos, sin distracciones, seguidos de un descanso de 5 minutos que te sirve para ir por algo de tomar, estirarte o relajarte. Cada cierta cantidad de ciclos, el descanso puede ampliarse hasta media hora.

La técnica se llama así por el reloj que usaba su inventor original:



Su popularidad radica en una función elemental. Trabajar en períodos compactos de tiempo puede ayudarte a ser más efectivo y la estructura predefinida deja poco lugar a errores. Sin embargo, puede ser muy inflexible con tareas con otros requerimientos de tiempo.

Ciclos naturales

Más de un siglo atrás, un fisiólogo de nombre Nathan Kleitman descubrió que seguimos un patrón de cerca de 90 minutos, en que progresamos a través de las distintas etapas del sueño. Sin embargo, también descubrió que un proceso similar ocurre durante la vigilia, excepto que la oscilación es entre etapas de mayor y menor atención. De ahí que un método similar para distribuir el tiempo que siga nuestro reloj interno puede ser útil. Trabaja a tu mayor capacidad por no más de 90 minutos a la vez, y luego descansa.


El método 52/17

Los creadores de este método decidieron optar por la precisión, recopilando información con una aplicación de productividad para determinar el tiempo de descanso "óptimo". Sin embargo, lo más interesante de su recomendación no es su medida exacta (52 minutos de trabajo seguidos de 17 de ocio). En su investigación también descubrieron que tomar un descanso o incluso cambiar de tarea después de un tiempo nos ayuda a mantener los objetivos en mente y reactivar nuestras metas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario