lunes, 9 de febrero de 2015

Las otras alfabetizaciones

Hasta hace algunos años, la idea de alfabetización se refería en forma concreta a la habilidad de leer y escribir que tiene una persona.

En principio, el concepto es una medida de desarrollo de un país. Mientras más personas cuentan con las habilidades mínimas de lectura y escritura, es más probable que el país tenga la capacidad de mejorar su producción de riqueza, que existan más oportunidades de desarrollo personal y que el campo de juego para todos los actores sociales esté nivelado. O al menos, que exista el camino al desarrollo y la movilidad social. Por otro lado, la alfabetización hace referencia a las habilidades cognitivas generales que requiere una persona para acceder al mundo de las ideas y los conocimientos (desde la ciencia y la matemática hasta el idioma y el arte).

Tasas de alfabetización mundiales en 2013. Fuente: Wikipedia/UNESCO.

Aunque lo anterior sigue siendo cierto, el mundo de hoy nos da pie para entender que la alfabetización básica en lectura y escritura da pie a otras alfabetizaciones:

Alfabetismo aritmético: en inglés se inventaron una palabra que resume la idea (numeracy) y se trata de la habilidad de razonar y procesar utilizando conceptos matemáticos simples. Hay una discusión sobre lo que se puede incluir como básico, pero en parte implica la comprensión de los números, el tiempo, las medidas y formas rudimentarias de efectuar cálculos, sobre todo los que son útiles en el día a día.

Alfabetismo estadístico y probabilístico: como un nivel avanzado de la categoría anterior, la capacidad de entender material estadístico es importante en el mundo de hoy porque implica que la persona está preparada para comprender la información que recibe a través de la radio, la televisión, periódicos y el internet. La estadística y la correcta estimación de las probabilidades hacen que una persona sea menos manipulable y juzgue con más precisión los riesgos de las actividades que realiza.


Alfabetismo digital: con la abundancia de innovaciones tecnológicas que nos rodean, hay que estar preparado para localizar, organizar, entender y analizar la información que recibimos a través de ellas. Implica estar al tanto de cómo funciona la tecnología, pero también de los potenciales usos que podemos darle.

Programación: Sería fácil describir la capacidad de utilizar lenguaje de programación como la alfabetización del futuro, de no ser porque ya es tarde para eso. Muchos niños y adolescentes son nativos a este proceso y, más que sus habilidades con un lenguaje específico (Javascript, HTML o el que sea), lo importante es que están aplicando una lógica computacional para resolver problemas. En esencia, los alfabetas en programación piensan como algoritmos, y de ellos depende la innovación y la educación del futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario