domingo, 1 de junio de 2014

El arte de navegar un mapa


Toda una nueva generación de jóvenes que nacieron con un smartphone bajo el brazo incluyeron entre su acervo fundamental, además de la lectura y la escritura, el uso de los mapas de Google (o de Apple, para los usuarios de esa marca específica). Adquirieron la facilidad de ubicar un sitio de interés en Foursquare o Tripadvisor. Lo compartieron, con todo y foto, en Twitter o Instagram. Pero quítenles esa herramienta y abandónelos en una ciudad desconocida con un mapa de papel, y verán la diferencia entre seguir la orden de un teléfono inteligente y realmente estar ubicado en un sitio. Este no es un llamado de atención moralista que busca abandonar la tecnología móvil que hace tan fácil conducirnos por el mundo y hacer tareas esenciales, comunicarnos y descubrir cosas nuevas. Es, sin embargo, un llamado para aprender a aprovecharlas más.

Navegar un mapa es una de esas hazañas que desde los tiempos de los Vikingos en Escandinavia, de las excursiones comerciales de Oriente a Occidente y de las expediciones de Magallanes al sur del continente americano fue esencial. Quizá no eran demasiado eficientes y cometían errores (Colón cometió el más grande de todos al descubrir un nuevo continente) pero instalaron rutas de comercio, intercambio de bienes desde territorios lejanos y empezaron a fertilizar la cultura entre civilizaciones. Los instrumentos, el conocimiento del cielo y las estrellas, la flexibilidad con la que se manejaban las coordenadas y esencialmente, la falta de orientación satelital, eran las características centrales de aquellos viajeros antiguos.

Más que ser demasiado precisos, su logro era conocer el entorno de una manera distinta, más intuitiva. Esta forma de conocimiento es distinta de la experiencia actual al menos en que en vez de llegar de punto A a punto B tras una serie de instrucciones o pasos determinados, se aprovechaba más de la ruta y los caminos como valor en sí mismo. ¿Podemos hoy en día recuperar ese gusto por los recorridos mismos y no sólo por llegar a un destino específico?

No hay comentarios:

Publicar un comentario