lunes, 24 de febrero de 2014

El libro y la película

Un artículo de Winston Sabogal en El País le reconoce a Martin Scorsese que siga buscando inspiración para sus películas en el mundo de los libros, en 13 de sus 24 películas. Además, le reconoce su habilidad para convertir al lenguaje del cine lo que también había sido una novela o incluso un cómic interesante en sí mismo. Lo que siempre nos dicen sobre que "el libro es mejor que la película", a veces no es tan cierto.

Por ejemplo, su historia clásica de La edad de la inocencia proviene del libro de Edith Wharton del mismo nombre. En los enredos de los personajes, la novela cuestiona los supuestos y la moral de la sociedad de Nueva York de los años 1870. La película, además, coloca un lento ritmo para explorar los mismos temas y coincidir con Wharton en nunca criticar abiertamente la visión que dominaba la época, sino dejar las conclusiones al espectador. Eso requiere mucho cuidado por parte de un cineasta.

Más recientemente, Hugo hace una transformación del libro de Brian Selznick, adaptado de paso para convertirse en un homenaje de Scorsese hacia el mundo de las películas y un tributo a uno de sus héroes fílmicos, Georges Méliès. Aunque la historia es bastante parecida en este caso, la adaptación logra transmitir el sentimiento de Scorsese al ver el libro en su cabeza mientras navega por sus textos:

Scorsese siempre ha sido un gran lector. De esos que a medida que leen el libro crean un mundo en su cabeza bajo sus propias coordenadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario