lunes, 6 de enero de 2014

Un kit de detección de tonterías

El gran popularizador científico Carl Sagan - conocido por mantener la sanidad en el debate usualmente acalorado entre el escepticismo y la apertura mental - escribió un capítulo sobre las herramientas que necesitamos para detectar tonterías. Es una herramienta que usan los científicos en su trabajo diario, razón por la que lo incluyó en su libro El mundo y sus demonios: la ciencia como una luz en la oscuridad.

Las herramientas, sin embargo, se aplican a cualquiera que desee tener la información para todas sus creencias siempre a mano. Estas son las traducciones de sus recomendaciones generales y pueden leer más en el original (inglés aquí):

1. Cuando sea posible debe haber confirmación independientemente realizada de los "hechos".

2. El debate sustantivo sobre la evidencia debe ser alimentado por proponentes de todos los puntos de vista.

3. Argumentos basados en la autoridad tienen poco peso: las "autoridades" han cometido errores en el pasado y seguirán haciéndolo en el futuro. Quizá es mejor decir que en la ciencia no hay autoridades; como mucho, hay expertos.

4. Gira más de alguna hipótesis. Si hay algo a ser explicado, piensa en todas las maneras en que puede ser explicado. Luego piensa en tests por los que se podrían demostrar como equivocadas cada una de las alternativas. Lo que sobrevive, la hipótesis que se resiste a la refutación, tiene mucho más potencial de ser la correcta que si sólo te hubieras quedado con la primera idea que atrapó tu imaginación.

5. Trata de no atarte demasiado a una hipótesis sólo porque es tuya. Es sólo una estación en la búsqueda del conocimiento. Pregúntate por qué te gusta la idea. Compárala con justicia contra las alternativas. Mira si puedes hallar razones para rechazarla porque si no lo haces, otros lo harán.

6. Cuantifica. Si cualquier cosa que estás explicando tiene alguna medida, alguna cantidad numérica apegada, serás mucho más capaz de discriminar entre hipótesis en competencia. Lo que es vago está abierto a muchas explicaciones y aunque seguro hay muchas verdades a ser encontradas en los temas cualitativos que tenemos que confrontar, encontrar la verdad es mucho más complejo en esos casos.

7. Si hay una cadena argumentativa, todo eslabón en la cadena debe trabajar bien (incluso la premisa) - No sólo algunos de los eslabones.

8. La navaja de Occam. Cuando dos explicaciones pueden explicar la información igual de bien, escoge la más sencilla.

9. Siempre pregúntate si la hipótesis puede, al menos en principio, ser falseada. Las proposiciones que no son sometibles a experimento no valen mucho. Considera la gran idea de que nuestro universo y todo lo que contiene es sólo una partícula elemental - como un electrón - en un cosmos mucho más grande. Si no podemos conseguir información de fuera del universo, ¿no es entonces una idea infalseable? Debes ser capaz de revisar tus aserciones. Los escépticos deben ser concedidos la oportunidad de seguir tu razonamiento, duplicar tus experimentos y ver si obtienen los mismos resultados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario