lunes, 15 de julio de 2013

Desmitificar la verdad

A veces no sólo es una cuestión de fortaleza intelectual llegar a la verdad. También se ven involucrados factores como el miedo, el temor al rechazo social, o la facilidad de tomar ideas que hay en el ambiente por impulso, sin detenernos mucho a razonar al respecto. Pero aunque quienes han tratado de llegar a la verdad en la historia han sido considerados personajes excéntricos, raros o complicados, por no decir temibles en ocasiones, hay que recordar que tratar de eliminar el misterio y la duda es una de las luchas más nobles que hace el ser humano siempre.

Christopher Hitchens fue considerado uno de estos personajes extraños hasta el día de su muerte en diciembre de 2011, pero su objetivo no era sino iluminar un poco más sobre las oscuridades del conocimiento presente. Él, por su parte, trató de borrar de la discusión algunas falacias que plagan nuestras discusiones públicas. Otros, sin embargo, creen que lo que él hizo es innecesario o incluso, una amenaza.

Con su propio estilo personal, Hitch tuvo problemas con Bill Clinton, la monarquía inglesa, la política de su país, la religión y las supersticiones. Pero aunque su estilo y toque personal no pueda ser imitado, al menos haríamos bien en imitarlo en una cosa: evitar ser vagos, insistir en la evidencia y las explicaciones de nuestras creencias, además de tener una saludable desconfianza de la autoridad.


Tal vez así lograremos tener una vida vivida en vez de una carrera, y una historia del desarrollo en nuestros pensamientos en vez de un set fijo de creencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario