lunes, 22 de abril de 2013

Herramientas y evolución: ¿Qué hará Google con nuestra forma de aprender?

Los seres humanos han usado herramientas por gran parte de su historia. Diseñamos las herramientas y las traducimos a cuestiones útiles para nosotros desde que aprendimos a usar las piedras y algunos minerales como el bronce. Aunque empezamos de forma simple, hemos mejorado constantemente y a veces más rápido que en otras ocasiones.

Pero el principio sigue siendo el mismo. Evolucionamos en paralelo a nuestra tecnología y de forma exponencial. Hace miles de años, empezamos a crear ropaje y armas, pero pronto empezamos a mejorar nuestras técnicas de cultivo y a crear arte. El idioma nos facilita bastante el manejo de conocimiento y técnica.

De ahí a la creación de las computadoras y ahora avances como Google Glass parece un gran salto. Después de todo, se está difuminando la separación entre la vida pública y la privada, entre lo natural y lo artificial. Pero el principio sigue siendo el mismo.

Las herramientas nos permiten hacer una función y como tales están bajo nuestro control. Pero también nos transforman, nos permiten llegar a situaciones que no podíamos controlar antes. Un ejemplo más cercano quizá es la propia habilidad de digerir lactosa en la adultez, una habilidad que sólo tuvimos luego del proceso de domesticación de los animales que la producían. Lo mismo, nuestros aparatos tecnológicos cambiarán poco a poco la forma en que pensamos, cómo creamos experiencias conjuntas y quizá, cómo aprendemos.

lunes, 15 de abril de 2013

Viajar para aprender

Una de las mejores experiencias de la vida es viajar. Es genial por sí misma pero además, es una experiencia de aprendizaje fantástica.

En primer lugar, nos permite interactuar con otras culturas. Al visitar otros lugares y conocer nuevas sociedades y personas, nos exponemos a ideas y comportamientos que no son familiares. Esto nos ayuda a ser capaces de diferenciar ideas con más precisión y descubrir que hay más cosas que las que vemos en nuestra rutina diaria.

En segundo lugar, los lugares tienen capacidad de mostrarnos nuevas cosas. Los museos son un buen ejemplo, ya que así como aprendemos de la literatura podemos aprender también observando el arte y tratando de diferenciar las ideas que el creador buscaba plasmar en una pintura o escultura. Además, conocer sobre la técnica empleada se vuelve una herramienta para descubrir lo que hay más allá y así, es más fácil disfrutar el proceso.

Además, recorrer espacios importantes en la historia nos da una mejor idea de los sucesos que a veces los libros no resaltan tan vívidamente como si apreciamos las ruinas del Coliseo romano o visitamos alguna ruina Maya. También es posible enriquecer la propia visita si se pone al lado toda esta información valiosa.

Y finalmente, la exposición a otros idiomas amplía nuestra mente y nos hace más conscientes de las complejidades del idioma. No para mal, sino para entender más adecuadamente los significados de las palabras y expresarnos con propiedad. Con algo de suerte, se aguzarán nuestros oídos y será más fácil aprender el idioma si deseamos hacerlo.

lunes, 8 de abril de 2013

Shakespeare y Compañía: compañeros de clase



Los grandes autores de ficción, a quienes llamamos clásicos de vez en cuando, son una opción profundamente importante para incluir en la educación de toda persona, joven o adulta, moderna y conectada o no.

Literatura universal y educación


Por ejemplo, Shakespeare. Sus personajes y situaciones tienen grandes lecciones ocultas y a veces nos formamos el mito de la dificultad de profundizar en ellos. Sin embargo, hay formas de ir dando pequeñas dosis de Shakespeare durante la vida de una persona y probar a ver qué reacción genera en un niño, un joven o un adulto. Nadie va a negar que requiere trabajo. Pero por lo mismo se hace más beneficioso enseñarlo. El idioma es complicado, pero las luces que arroja sobre otros temas son realmente universales.

Otro ejemplo interesante es el de autores más cercanos a nuestro contexto. Por ejemplo, Miguel Ángel Asturias. Sus novelas incluyen algunas historias muy cercanas en contexto a nuestra historia o a nuestros mitos y leyendas. Además, el ejercicio constante puede hacer de la literatura un hábito que continúe educando a las personas incluso después de abandonar el salón, que es lo más importante de la educación.

¿Qué otro autor has leído que te haya permitido enseñar y cultivar la apreciación por la lectura?

lunes, 1 de abril de 2013

Experimentos en educación (III)


Este artículo será para terminar nuestra serie sobre nuevos avances en educación de la que hablamos en dos artículos anteriores (parte I y II).

Aprender de Economía


La visión actual es que la economía, o al menos su aplicación en otras áreas de la vida, domina nuestra forma de pensar sobre la política y sobre los negocios. Un ejemplo concreto de la unión de estas áreas es Youthaboutbusiness.org, que buscan cultivar el alfabetismo financiero para que los jóvenes puedan construir sus propias empresas y sobre todo, aprender de la experiencia.

Una versión similar ha comenzado a ocurrir en Guatemala con eventos pequeños pero cada vez más frecuentes, como Startup Weekend, Heurística y el Campus Tecnológico, que tienen programas que ayudan a romper el hielo y conseguir que más y más personas desarrollen estas habilidades.

Gamification


Recientemente, Bill Gates concedió una entrevista para la revista The Chronicle of Higher Education. Aparte de marcar el camino en áreas como el flipped classroom y abandonar las clases tradicionales y exámenes estandarizados. Un nuevo proyecto que Bill Gates ofrece como ejemplo es Quest to Learn, una iniciativa que utiliza juegos para educar a los niños. Por ejemplo, los alumnos deben crear una novela gráfica basada en un poema épico antiguo, Gilgamesh, que guarda su conocimiento en la forma de diarios de un geógrafo y un antropólogo, además de retarlos con el juego de mesa "Settlers of Catan". En parte, se incluye Google Earth como herramienta de exploración.

A esto se le ha llamado también "Gamification".

Para atar las posibilidades de investigación y experimentación de las que hablamos, hay que decir lo siguiente:

Lo importante es que evitemos los enfoques de arriba-abajo, los incentivos se desalinean y evitan que cada quien utilice su talento en lo que mejor les sirva. Debemos confiar en que cada quien pueda descubrir cuál es su vocación y debemos diseñar sistemas que nos ayuden a facilitar esa tarea.

Experimentos en educación (II)


En un artículo anterior en esta serie revisamos algunas de las últimas tendencias en educación que se han estado estudiando. Analizamos qué tan fácil es que ocurra el aprendizaje para el mercado laboral y para el mundo de los trabajos técnicos. Hoy, continuamos la revisión.

Computación y educación


Uno de los activos más valiosos en la era del conocimiento es la habilidad de entender y manejar software. Sobre todo en áreas a la vanguardia de la ciencia como la genética y la biotecnología. Hay algún acuerdo (por ejemplo en los reportes de la industria de videojuegos y de la Royal Society) de que la forma en que enseñamos esto es deficiente. Y en respuesta, estas instituciones han creado un nuevo curso que será ofrecido a partir del próximo año y que busca enseñar a los alumnos a crear soluciones de software viables a varios tipos de problemas: web, de juegos, para los móviles y más.

Aprendiendo de la data


Vivimos en la era de la abundancia de la información y tenemos que aprender a lidiar con ella de tal forma que podamos convertirla en conocimiento válido. Esto es difícil en cualquier área y las máquinas aún no pueden hacerlo completamente independientes de nuestra ayuda. Esta "ciencia de los datos" requiere conocimientos de estadística, como mínimo, y la que tomamos como obligatoria en nuestros cursos se queda algo corta. Algunas universidades han comenzado a impartir cursos en análisis de datos, visualización estadística y otras técnicas que serán cada vez más útiles para un campo en expansión.

Continuaremos nuestra reseña de las novedades en un próximo artículo.