lunes, 25 de marzo de 2013

¿Cómo tomar mejores decisiones?

Cuando tomamos decisiones, muchas veces tomamos atajos que nos facilitan la tarea. Hacemos saltos lógicos que muchas veces son beneficiosos pero que a veces, nos dan el problema de que son tan rápidos los atajos que nos extraviamos y perdemos de vista nuestra meta: conseguir respuestas verdaderas.

Nuestro cerebro está programado de tal forma que aunque la mayoría de veces tomamos decisiones correctas y aceleradas, muchas veces nos equivocamos.

Un ejemplo muy común es un fenómeno que se conoce como la heurística de disponibilidad. Se trata de decidir sobre algo en base a la cantidad de ejemplos que podemos recordar. ¿Invertimos más en la lucha contra el cáncer o en la lucha contra el terrorismo? ¿Qué será más peligroso, los caballos o los tiburones? Como es más probable que los ejemplos de ataques terroristas o de accidentes con tiburones parezcan peligrosos y numerosos, vamos a creer que estas son las respuestas ganadoras. Pero un segundo vistazo nos hará darnos cuenta que no es así.

Este video nos explica cómo funciona:



Un primer paso para tomar mejores decisiones, en cualquier contexto de la vida, es saber cómo opera nuestro cerebro. Aprendamos entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario