domingo, 27 de enero de 2013

Enseñar como forma de arte



Abro con esta cita de John Steinbeck porque me parece que apunta al centro de lo que nos dedicamos a enseñar o a colaborar con quienes lo hacen deberíamos tener esta idea al centro de nuestro día a día.

Dice literalmente lo siguiente:

He llegado a creer que un gran maestro es un gran artista y que hay tan pocos de ellos como pocos buenos artistas. Enseñar quizá sea el más grande de los artes que existen, pues su medio son la mente y el espíritu humano.

Como buen arte hay dos partes de la tarea: la técnica y el espíritu que infundimos a la obra. Este último depende mucho de nosotros y consiste en las ideas con las que nos dirigimos a quienes confían en nosotros para aprender de lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. La técnica es quizá tan difícil porque al tratar con humanos no sabemos nunca cómo se despierta el alumno, de qué humor esta y cual es su circunstancia como para estar dispuesto a escucharnos.

La práctica y la repetición hacen al maestro, dicen por ahí, pero también se trata del empeño durante esas repeticiones. ¿Qué buscamos hacer con las mentes de los niños? ¿Estimular a que las usen por cuenta propia o que repitan lo que nosotros decimos?

Llevemos la idea de Steinbeck a cada uno de nuestros salones.

miércoles, 23 de enero de 2013

Escribir para aprender


Esta imagen es una cita de Flannery O'Connor que se traduce literalmente como "Escribo porque no sé lo que pienso hasta que leo lo que digo". Parece una paradoja pero si intentamos relacionarlo con la educación nos daremos cuenta que la escritura juega un papel muy importante en el ordenamiento y la exposición de nuestras ideas, no como un paso posterior al de pensarlas sino como parte fundamental e intimamente relacionado.

Se convirtió en un acercamiento a la forma de enseñar cuando se identificó la relación de la escritura con una voz interior y su importancia al organizar la experiencia en una forma coherente y comprensible por todos.

Podemos escribir para comunicar información, para crear objetos o textos bellos (como en la poesía y la literatura) y para reflexionar y explorar ideas (expresarnos). Quizá la forma de escritura más relacionada con el aprendizaje es esta última, pero la escritura poética y artística es cada vez más usada para comprender mejor un tema.

En cierta medida, retarnos con un papel en blanco es una forma de romper la vieja frase de "lo entiendo pero no lo puedo explicar" y de convertirla en "lo puedo explicar entonces lo entiendo mejor".