lunes, 3 de diciembre de 2012

¿El arte se aprende o se enseña?


La semana pasada entrevisté a una amiga que da clases de dibujo y pintura sobre el arte en la actualidad y se me ocurrió comentarlo en este blog porque una de las cosas más descuidadas en la educación de hoy en día es la habilidad humanística: se le pone mucha atención a los números, la física, química y la administración, pero no tanto a la capacidad de expresión.

Decía Ayn Rand que “El (artista) novelista debe descubrir el potencial, la mina de oro, del alma del hombre, debe extraer el oro y entonces crear una corona tan magnífica como su habilidad y su visión se lo permitan”. De hecho, esta fue la cita con la que yo quise cerrar la entrevista que pueden escuchar aquí. Pero el punto va más allá: el arte es una forma para que los alumnos se predispongan a ser más conscientes de lo que piensan antes de expresarlo. Tienen que dominar un tema antes de intentar explicárselo a alguien más o difundirlo por medio de un proyecto creativo.

Ahora, cuando estamos en el salón la gran pregunta es ¿el arte se aprende/enseña o se trae consigo? Ninguna de las dos respuestas es correcta. Hay quienes traen disposición para hacer una cosa mejor que otra, pero esto no quiere decir que cualquier forma de práctica sea inútil. Todo lo contrario, mientras más se ejerciten, mejor técnica pueden llegar a obtener los alumnos.

La idea antes que no sólo lo estudien como usualmente se enseña: primero aprendemos los tipos de columnas griegas antes que aprender la visión que querían transmitir los arquitectos de la época. Pero si invertimos el orden primero generamos el entusiasmo y luego ya podemos trabajar con alguien más dispuesto a ayudarlo a encontrar sus talentos y usarlos a su favor.

Un link alternativo al programa pueden encontrarlo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario