lunes, 19 de noviembre de 2012

Dos formas de conocer el mundo




El tema de la psicología me empezó a interesar con una serie de lecturas que hice durante el año pasado. Uno de ellos, el libro de Daniel Kahneman, Thinking, Fast and Slow, fue quizá el más influyente y que además tuvo resonancia en el trabajo de otras personas que yo continué leyendo. En él desarrolla una teoría dual de cómo conocemos, hablando de dos sistemas: la intuición, que se siente fácil a pesar que también toma parte importante de nuestra potencia cerebral y es rápida, y el pensamiento racional, analítico, costoso y lento.

Cuando escuchaba la entrevista de Rex Jung que comentaba la semana pasada me encontraba con que en gran medida la creatividad de la que habla está en el intercambio entre ambos sistemas. De hecho, otra interacción entre ambos sistemas a la que Kahneman dedica gran parte de su libro es la memoria y su impacto sobre la felicidad, pero me parece que tiene cabida hablar de creatividad. Lo que ocurre es que hasta hace poco, este era un tema que quien hablara de ellos no tenía mucha información con la cual hacer que sus opiniones tuvieran un verdadero fondo.

Por poner un ejemplo, este es un fragmento del libro que les comento:

"El humor evidentemente afecta cómo funciona el sistema 1: cuando estamos incómodos o infelices, perdemos contacto con la intuición. Esto se añade a que el humor, la intuición, la creatividad, credulidad y en general, la capacidad de valernos por el sistema 1, tienden a agruparse. Y al otro lado de la balanza, la tristeza, vigilancia, sospecha y la mentalidad analítica también se unen en grupo. Un humor ligero suelta el control del sistema 2 a cambio de un funcionamiento más rápido: estando de buen humor soy más intuitivo y creativo pero también menos vigilante y más propenso a errores lógicos".

Otros enlaces interesantes de este tema:

El acertijo de la experiencia y la memoria

No hay comentarios:

Publicar un comentario