lunes, 26 de noviembre de 2012

La forma de las historias que contamos

"No hay razón por la que las formas que tienen nuestras historias no puedan ser introducidas en nuestras computadoras. Tienen formas muy lindas, de hecho", dijo el autor americano Kurt Vonnegut al inicio de este video. En él, trata de la forma tradicional que tienen las historias que contamos, lo cual no necesariamente elimina su magia sino que nos ayuda a explicarlas mejor.

Este es el video y si siguen este link verán una infografía que resume las descripciones que hace Vonnegut.



Contar historias tiene una utilidad grandísima. Nos ayudan a aprender porque hacen que nuestra percepción sea mucho más vívida: incentiva a los sentidos a moverse y a actuar en conjunto. También nos permite separar lo que queremos decir de lo que NO queremos decir, haciendo que el propio proceso de diferenciarlo sea un reto. Y finalmente, nos invita a compartir una cultura, que finalmente nos hace diferentes e individualmente únicos: aunque la estructura de la historia de Cenicienta sea la más usada, esto no quiere decir que Cenicienta sea la única historia.

La magia está en la variación.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Dos formas de conocer el mundo




El tema de la psicología me empezó a interesar con una serie de lecturas que hice durante el año pasado. Uno de ellos, el libro de Daniel Kahneman, Thinking, Fast and Slow, fue quizá el más influyente y que además tuvo resonancia en el trabajo de otras personas que yo continué leyendo. En él desarrolla una teoría dual de cómo conocemos, hablando de dos sistemas: la intuición, que se siente fácil a pesar que también toma parte importante de nuestra potencia cerebral y es rápida, y el pensamiento racional, analítico, costoso y lento.

Cuando escuchaba la entrevista de Rex Jung que comentaba la semana pasada me encontraba con que en gran medida la creatividad de la que habla está en el intercambio entre ambos sistemas. De hecho, otra interacción entre ambos sistemas a la que Kahneman dedica gran parte de su libro es la memoria y su impacto sobre la felicidad, pero me parece que tiene cabida hablar de creatividad. Lo que ocurre es que hasta hace poco, este era un tema que quien hablara de ellos no tenía mucha información con la cual hacer que sus opiniones tuvieran un verdadero fondo.

Por poner un ejemplo, este es un fragmento del libro que les comento:

"El humor evidentemente afecta cómo funciona el sistema 1: cuando estamos incómodos o infelices, perdemos contacto con la intuición. Esto se añade a que el humor, la intuición, la creatividad, credulidad y en general, la capacidad de valernos por el sistema 1, tienden a agruparse. Y al otro lado de la balanza, la tristeza, vigilancia, sospecha y la mentalidad analítica también se unen en grupo. Un humor ligero suelta el control del sistema 2 a cambio de un funcionamiento más rápido: estando de buen humor soy más intuitivo y creativo pero también menos vigilante y más propenso a errores lógicos".

Otros enlaces interesantes de este tema:

El acertijo de la experiencia y la memoria

lunes, 12 de noviembre de 2012

Creatividad y neurociencia




Estuve escuchando un podcast sobre Creatividad y el cerebro humano, una entrevista de Krista Tippett a Rex Jung.

Aunque la especialidad de Jung es la inteligencia en general, ha comenzado a investigar el tema de creatividad, que él define como esas creaciones humanas que reúnen las características de novedoso y útil y que con el auge del llamado "pensamiento integral" cobra suma importancia.

Creatividad e inteligencia


Uno de los temas más interesantes que tratan en el audio de la entrevista es que son distintas las redes neuronales que están involucradas en la inteligencia y en la creatividad.

La conexión entre la parte frontal y la parte trasera del cerebro genera la integración que permite a la inteligencia funcionar bien: y mientras más rápido funcione, mejor.

Pero la historia de la creatividad es más sutil. En regiones particulares, como los lóbulos frontales, debe haber un descenso de la regulación que sus funciones ejercen sobre el resto del cerebro para fomentar el tipo de cognición creativa que permite a un Van Gogh pintar La noche estrellada o a Beethoven componer una de sus sinfonías.

Por supuesto que no se trata de "apagar" regiones de nuestra corteza cerebral, sino de que éstas permitan un juego más libre de conexiones para que los vínculos sean más rápidos. Jung hace la analogía siguiente: La inteligencia es una superautopista que te permite llegar de A a B muy rápido. La creatividad es un proceso más lento donde quieres tomar atajos, desvíos e incluso, algún camino de terracería para llegar, con tal de unificar las ideas de formas no esperadas.

Como este tema tiene tantas implicaciones hablaremos en posts siguientes de qué es eso de "pensamiento integral" que mencionamos al principio y qué implicaciones tiene para actividades del día a día: ¿sirve de algo hacer sesiones de brainstorming? ¿cómo fomentamos la creatividad?