lunes, 1 de octubre de 2012

Sobre la censura




Del 30 de septiembre pasado al próximo 6 de octubre se celebra la semana de los libros prohibidos que organiza la American Library Association. El tema de la censura da para mucho; grandes libros de la historia del pensamiento han sido prohibidos porque algunos de sus temas han ido contra la corriente de alguna línea de pensamiento influyente, como la Iglesia o el político de turno.

Charles Bukowski sobre la censura


Uno de los novelistas más directos y claros tanto en sus temas como en su estilo literario de los muchos que produjo Estados Unidos en el siglo XX es Charles Bukowski.

Él dijo lo siguiente sobre la censura y no haríamos mal en tener en mente sus palabras la próxima vez que alguien quiera elegir sobre lo que las demás personas deberían leer:

La censura es la herramienta de aquellos que tienen la necesidad de ocultar realidades de sí mismos y de otros. Su miedo es su inabilidad de encarar lo real, y no puedo ventilar ningún tipo de rabia contra ellos. Sólo siento esta espantosa tristeza. En algún momento, en la forma en que los criaron, fueron protegidos de la totalidad de hechos de nuestra existencia. Fueron enseñados a ver sólo de una de las múltiples maneras que existen.

Del original:
Censorship is the tool of those who have the need to hide actualities from themselves and from others. Their fear is only their inability to face what is real, and I can’t vent any anger against them. I only feel this appalling sadness. Somewhere, in their upbringing, they were shielded against the total facts of our existence. They were only taught to look one way when many ways exist.

¿De qué se trata?


Un libro puede tener tanto lenguaje soez, temáticas polémicas o difíciles de procesar, malas enseñanzas para las personas que los lean y puede invitar a hacer acciones perversas. Pero la censura es la peor manera de resolverlas: ignora que el problema no está en qué material está disponible sino en la forma en que el lector las toma y las procesa.

El libro es una herramienta limitada; hay que apropiarse de él y asimilarlo. No tiene un canal directo al cerebro de las personas que los abren, como asumiendo que el contenido se traspasará directamente.

Estaríamos mejor si nos enfocáramos en formar criterio que en bloquear todos los medios que tenemos a nuestra mano para fortalecerlo y ponerlo en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario