domingo, 19 de agosto de 2012

¿Cuáles son los beneficios de aprender un segundo idioma?

En gran medida esta pregunta la podemos responder por nuestro contexto geográfico. Si nuestro primer idioma es el español y nuestra primera opción para el segundo a aprender es inglés, los beneficios son fundamentalmente económicos y de facilidad al aprendizaje: hay muchísimas oportunidades laborales para gente que hable ambos idiomas con fluidez y muchos de los textos y materiales educativos (tradicionales, así como en internet) están primordialmente en inglés.

Pero no son los únicos temas a discutir:

Hay un gran cuerpo de literatura sobre los beneficios cognitivos de ser bilingue. Irónicamente, el artículo que los resume muy generalmente en Wikipedia está únicamente en inglés.

De la misma manera, hablar uno o dos idiomas adicionales al materno amplía significativamente las perspectivas y puntos de vista que uno sostenga sobre múltiples temas, sobre todo culturales. Al aprender un nuevo idioma uno adopta una cierta apertura a cuestiones meta-lingüísticas, es decir, que se vuelve crítico sobre la forma en que aprende. Y esta habilidad es clave para adquirir nuevos conocimientos, pero de forma crítica y bien informada.

Un tema importante también es definir cuándo aprender un segundo idioma. Es casi una perogrullada decir que mientras más joven la persona, más fácil le será aprender un nuevo idioma, pero es cierto. La mayoría de países europeos ponen esto en práctica bastante eficientemente, ya que sus sistemas educativos cubren las necesidades del idioma local y del imprescindible inglés. Esto reduce significativamente la importancia del argumento del costo del aprendizaje que algunos autores norteamericanos han enfatizado.

La ilustración es de The New Yorker y esta es una interesante discusión del tema en ese medio, para seguir leyendo. HT: Tyler Cowen.

lunes, 13 de agosto de 2012

Notas visuales para acelerar la comprensión

La semana pasada participé en un taller para aprender a hacer notas visuales con un grupo de ilustradores llamado Los Garabatti. El propósito es que al incluir un elemento de diseño en tu proceso de atención a un conferencista o una clase lo que logras es que la información no atraviese tu sistema auditivo y, como dicen por ahí, entre por un oído y salga por el otro. Por el contrario, como tienes que confeccionar un cuadro, diagrama o cualquier forma de síntesis, prestas más atención a los elementos centrales de una charla cualquiera.
Les comparto el video de Ken Robinson porque es el que utilizamos para hacer el ejercicio. En él, habla de cómo nuestro modelo de educación no tiene que ser sólo reformado sino revolucionado por completo, para volver a una situación en que los distintos talentos de los niños y estudiantes pueda atarse a lo que les apasiona. Pero para lograrlo, dice Robinson, necesitamos despegarnos de nuestras viejas concepciones sobre lo que consideramos es educación en la actualidad y arriesgarnos a experimentar con modelos más cercanos al alumno.
En fin, la forma visual de mis notas sobre el texto quedó así. [Si dan click a la imagen la verán en tamaño completo]


Lo interesante de este procesamiento visual de la información es que da lugar a múltiples combinaciones. Yo termino incluyendo bastante texto en mis diseños, pero para algunos no es necesario incluir casi nada. También varía mucho qué parte de la información escogerá como lo más importante o lo más ilustrativo. Pero algo es común y es que en la medida en que nosotros mismos procesamos la información que se nos da (en vez de tomarla sólo así) será más fácil darle un sentido y un significado que nos ayude a recordarla.

lunes, 6 de agosto de 2012

De profesores a "profesores de libros"

Hemos hablado bastante de nuevas tendencias en educación y cómo nos hemos orientado cada vez más hacia un verdadero proceso de aprendizaje en vez de limitarnos al viejo esquema de memorización de contenido tradicional.

Alguien podría pensar entonces que con la llegada de la educación en línea y los libros digitales, llega el fin de las escuelas y los profesores. Por eso, en este post hablaremos de cuál es el potencial que tienen tanto los maestros como los bibliotecarios y otras personas que tengan estas inquietudes en mente:

En esta entrevista a Suzanne Schurtz, bibliotecaria de la Universidad de Texas A&M, se me ocurrió preguntar cómo lidiar con la gran cantidad de información que hay en línea y lo que respondió es muy interesante: la alfabetización informática (information literacy) es cada vez más necesaria. Con esto, quiere decir que hay que aprender técnicas para distinguir buenos sitios de otros más dudosos, lugares con referencias confiables y cómo aprender a hallar lo verdaderamente relevante.

Para sintetizarlo, podemos recordar estas cuatro etiquetas:

  • Confiabilidad
  • Actualidad
  • Relevancia
  • Legibilidad

Ella lo explica en este fragmento de la entrevista:

En última instancia, los bibliotecarios aprenderán a ser una especie de guías hacia el mundo de la información que está en múltiples formatos. Como lo explica Grete Pasch en esta conferencia:

¿Qué estarán haciendo los bibliotecarios cuando las bibliotecas estén cerrando? Tal vez pueden convertirse en profesores de libros y así guiarnos en el camino de hallar lecturas que valen la pena.

Tratando de hacer el punto de la forma más breve, creo que lo que intentamos decir es que los profesores deben hallar cuál es su lugar en el futuro de la educación, intentando ser cada vez más como un coach o un entrenador en el mundo del conocimiento.