lunes, 18 de septiembre de 2017

La Independencia de Centroamérica

http://carlosantoniomendoza.blogspot.com

El pasado 15 de septiembre hubo un asueto oficial en Guatemala por conmemorarse los 196 años de su independencia de España. La historiografía guatemalteca toma esa fecha como la división entre la época colonial y el inicio de la época independiente, pero… ¿sabemos realmente qué fue lo que pasó en ese momento?

¿Cómo fue la independencia de Centroamérica?

Antes de que se firmara el acta de Independencia de Guatemala –que entonces era el Reino de Goathemala–, hubo varias sublevaciones. La sublevación de San Salvador (1811), la Sublevación de León (1811) y la de Granada (1811) en Nicaragua. Destaca entre estas la insurrección de Los Altos, encabezada por Atanasio Tzul en 1820.
Trono de Atanasio Tzul. Fuente: Museo Nacional de Historia.

Ante estas manifestaciones de insurrecciones populares, la Familia Aycinena, que entonces dirigía el Ayuntamiento de Guatemala, convocó a un grupo de intelectuales liberales para pensar en un plan pacífico de independencia, cuyo objetivo principal era crear condiciones políticas adecuadas para que las autoridades fueran las que decidieran la separación de la monarquía española y la conservación del sistema político. Esta gestión concluyó con la firma del Acta de Independencia el 15 de septiembre de 1821, y la intención de quienes maquinaron este plan pacífico era anexionarse al Imperio Mexicano, encabezado por Agustín de Iturbide. La anexión a México se proclamó el 5 de enero de 1822 y duró alrededor de un año, tras lo cual se convocaron elecciones para un Congreso Constituyente que se instaló en junio de 1823. A finales de noviembre de 1824, fue aprobada la Constitución de la República Federal del Centro de América.

http://archivo.elnuevodiario.com.ni


La historia política de nuestro país en su época independiente ha sido interesante y diversa. Han pasado muchos acontecimientos y eventos para que hoy le demos el nombre de Guatemala al territorio geográfico que habitamos. Lo importante, más que aprovechar el feriado, es cuestionar el significado de ciertas fechas y conmemoraciones populares. Te invitamos a leer más al respecto. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

Emprendimiento juvenil

Fuente de la imagen: http://www.uniagraria.edu.co

La energía y la vitalidad de los jóvenes hacen que sea un sector de la población bastante entusiasta por montar sus propias empresas e incorporarse así a la población económicamente activa. Actualmente, en Guatemala hay 1.2 millones de personas que generan ingresos a través de sus propios negocios. Según un estudio hecho por la Universidad Francisco Marroquín este año, esto posiciona al país como uno con un alto nivel de emprendimiento.

Existen varias formas para incentivar el emprendimiento que pueden enseñarse en las instituciones educativas. Promover el trabajo en equipo y tomar en cuenta la asignación de actividades que requieran un alto grado de creatividad, participación cooperativa y liderazgo son elementos que inciden en la actitud emprendedora de los estudiantes.

Fuente de la imagen: https://chicosabailar.com

El sitio web del Programa de Desarrollo Emprendedor (Prodem) tiene una visión más amplia sobre el tema. Según este sitio, es cierto que existen varios incentivos para vincular al emprendimiento con la juventud. Estos incentivos no solo deben procurar el tratamiento del tema como una forma de inserción laboral. El emprendimiento debería ir más allá de los términos económicos. Los incentivos para el emprendimiento deben vincular a los jóvenes no solo con opciones de emprendimiento con fines de lucro, sino que debe informar sobre otro tipo de actividades a las que pueden enfocar sus esfuerzos: voluntariados, organizaciones sociales, equipos deportivos, fundaciones, etcétera. De esta manera, su visión de liderazgo de éxito se amplían a panoramas que trascienden el dinero; y sus competencias de dirección y visión tienen un panorama mucho más abierto dónde desarrollarse.


Desvincular la idea del éxito económico con la del emprendimiento empresarial es importante, para tener la claridad suficiente en las ideas para que las personas trabajen por lo que desean y por lo que les apasiona. El siguiente video establece de forma clara esa diferencia. Esperamos que lo disfruten. 



lunes, 4 de septiembre de 2017

Literatura guatemalteca (I)

En el festival Pulso Volcánico celebrado en la ciudad de Antigua Guatemala, en el marco de un conversatorio sobre literatura guatemalteca contemporánea, la escritora y poeta Vania Vargas enfatizó en la importancia que para la literatura actual tienen los nombres de Eduardo Juárez, Arnoldo Gálvez Suárez, Eduardo Halfon y Víctor Muñoz. Sus libros funcionan como un panóptico de la sociedad guatemalteca actual. En Zantmaró Ediciones habíamos reseñado libros de dos de estos cuatro autores.


Arnoldo Gálvez y Víctor Muñoz hacen una aproximación interesante a la clase media urbana. Sus conflictos y las herencias que guardan de la época de la guerra. Eduardo Juárez realiza un descenso a las áreas más desfavorecidas de la sociedad, que dan cabida a personajes de lo más hostiles y marginales. Por último, Eduardo Halfon realiza, a vuelo de pájaro, una aproximación de las clases acomodadas.

Eduardo Juárez:

Fuente de la imagen: http://lahora.gt

Los textos narrativos de Eduardo Juárez son una aproximación a la violencia y a la hostilidad de los universos subalternos de Guatemala. Sus libros desarrollan sus historias en los espacios y ambientes más sórdidos que hay en el país. Sus personajes suelen ser delincuentes, drogadictos, alcohólicos, brochas, prostitutas. Todos muestran el rostro más hostil de las relaciones humanas, con una buena dosis de humor narrativo.

Su primer libro, Mariposas del vértigo, fue publicado por Editorial Letra Negra en 2005 y desde entonces, nutrió su creación literaria con otros títulos como Serenatas al hastío (2007), Exposición de atrocidades (2010) y la novela Retrato de borracho con país (2012).

Conoce aquí el trabajo de este autor, que además es fotógrafo y publica periódicamente en Nómada.

Arnoldo Gálvez Suárez

Fuente de la imagen: wikiguate.com.gt

Hace unos meses, sobre Arnoldo Gálvez habíamos reseñado la novela Puente adentro. Una de las principales características de este autor es que posee un dominio milimétrico del arte narrativo. Sus historias, además de ser sumamente atractivas, están muy bien escritas. Su estilo es irónico, sagaz e inteligente. Sus personajes, por lo general de clase media, enfrentan los problemas con los que se encuentra el lector común: el tedio, la infidelidad, la holgazanería, el desamor, el miedo… en este desierto de emociones infructuosas, surge, repentinamente, la historia.

Además de sus frecuentes contribuciones periodísticas para algunos medios, el autor ha publicado los libros El tercer perfil (2005), Los jueces (2009), La palabra cementerio (2013) y Puente adentro (Premio BAM Letras en 2015).

Eduardo Halfon

Fuente de la imagen: https://iletradoperocuerdo.com

En el blog de Zantmaró Ediciones también habíamos reseñado un libro de Eduardo Halfon. Halfon es un autor de antepasados judíos, que se formó bajo los preceptos de esa religión en un país católico. Su obra narrativa realiza, en muchos casos, concienzudas aproximaciones a la clase alta de la sociedad guatemalteca. Casi siempre tiene un tono reflexivo que gira en torno a la literatura, la soledad y la migración. Muchas veces, sus temas son académicos. Ha publicado con editoriales muy prestigiosas en España y su obra ha sido traducida a diversos idiomas, lo que lo convierte en uno de los autores guatemaltecos más reconocidos en el extranjero actualmente.

Entre sus obras más famosas El ángel literario (Anagrama, 2004), Siete minutos de desasosiego (Panamericana Editorial, 2007), El boxeador polaco (Pre-Textos, 2008), La pirueta (Pre-Textos, 2010, premio de novela corta José María de Pereda en 2009), Signor Hoffman (Libros del Asteroide, 2015 y premio hispanoamericano de cuento Gabriel García Márquez, 2016). Este año publicó Clases de chapín con el sello Fulgencio Pimentel y la editorial Jekyll & Jill reeditó Saturno.

Para conocer más sobre Eduardo Halfon, puedes leer la entrevista que la revista El Cultural le hizo este año aquí.

Víctor Muñoz

Fuente de la imagen: https://www.sdpnoticias.com

Recientemente (en 2013), Víctor Muñoz fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias. Según Vania Vargas, “con un lenguaje vernáculo, coloquial, y sin malabares estructurales, ha logrado esbozar la vida de la clase media guatemalteca e invitar a la sensibilidad y el  asombro...”. Sus historias se caracterizan por una modulación muy cuidada de la ironía y del humor narrativo.

La reina ingrata (Santillana, 2016) es uno de los libros más recientes de este escritor. Recientemente se ha reeditado el título Instructivo breve para matar al perro y otros relatos sobre la atribulada vida de Bernardo Santos, que se publicó originalmente en 1985 y fue reeditado por Editorial Palo de Hormigo en 2007. Puedes leer más sobre este escritor en este artículo, publicado en la Revista D de Prensa Libre, con motivo de la concesión del Premio Nacional de Literatura. 

lunes, 28 de agosto de 2017

Los cuentos de Jorge Luis Borges


El pasado 24 de agosto, pero 98 años atrás, nació en Ginebra, Suiza, el escritor Jorge Luis Borges. Considerado argentino, Borges es uno de los autores más importantes de América. A pesar de haber sido criticado por sus inclinaciones y afectos políticos, fue capaz de crear una de las obras más sólidas y universales que concibió el idioma español durante el siglo XX. En Zantmaró Ediciones preparamos nuestra reseña del mes dedicando algunas palabras a este extraordinario escritor.

En sus cuentos, Borges fue un hombre capaz de imaginar el absoluto. Imaginen, por ejemplo, una biblioteca que no tiene principio ni fin, ni sentido. Está compuesta por todas las posibles combinaciones que se pueden formar con las veintidós letras del alfabeto, más un punto, una coma y un espacio en blanco. En ella están contenidos todos los posibles libros del universo y de la historia, que son una fracción mínima ante la enorme cantidad de libros que no dicen nada. Esa es la trama de La biblioteca de Babel, incluida en el libro Ficciones (1941), y es un ejemplo de cómo Borges logró imaginar la idea de la completitud del lenguaje, de la vida, de la memoria. Sus ficciones son una ventana por la que es posible asomarse a otros mundos, mundos cuya forma de comprensión y entendimiento incluso se nos escapa.


Además de los cuentos fantásticos, hay varios cuentos de Borges en los que se aproxima a la literatura gauchesca (un género que se desarrolló en Argentina durante el siglo XIX). En esos cuentos, en los que hace uso de los registros del habla popular, sus historias no dejan de tener ese matiz de perfección y de circularidad.El pasado 24 de agosto, pero 98 años atrás, nació en Ginebra, Suiza, el escritor Jorge Luis Borges. Considerado argentino, Borges es uno de los autores más importantes de América. A pesar de haber sido criticado por sus inclinaciones y afectos políticos, fue capaz de crear una de las obras más sólidas y universales que concibió el idioma español durante el siglo XX. En Zantmaró Ediciones preparamos nuestra reseña del mes dedicando algunas palabras a este extraordinario escritor.

En sus cuentos, Borges fue un hombre capaz de imaginar el absoluto. Imaginen, por ejemplo, una biblioteca que no tiene principio ni fin, ni sentido. Está compuesta por todas las posibles combinaciones que se pueden formar con las veintidós letras del alfabeto, más un punto, una coma y un espacio en blanco. En ella están contenidos todos los posibles libros del universo y de la historia, que son una fracción mínima ante la enorme cantidad de libros que no dicen nada. Esa es la trama de La biblioteca de Babel, incluida en el libro Ficciones (1941), y es un ejemplo de cómo Borges logró imaginar la idea de la completitud del lenguaje, de la vida, de la memoria. Sus ficciones son una ventana por la que es posible asomarse a otros mundos, mundos cuya forma de comprensión y entendimiento incluso se nos escapa.

Además de los cuentos fantásticos, hay varios cuentos de Borges en los que se aproxima a la literatura gauchesca (un género que se desarrolló en Argentina durante el siglo XIX). En esos cuentos, en los que hace uso de los registros del habla popular, sus historias no dejan de tener ese matiz de perfección y de circularidad.



La figura de Borges sobresale además por su erudición, su amor por la literatura y su timidez ensimismada. Aprendió alemán e italiano por su cuenta, y le fascinaba el lenguaje sajón. Sus cuentos dan noticia de esa amplitud de conocimiento y de léxico.

Borges nunca incursionó el género novelístico. Por su popularidad, la novela ha sido también uno de los géneros más comerciales de la historia reciente. En cambio, escribía cuentos argumentando que en un cuento cabía todo lo que tenía que decir. Además escribió poesía y ensayo, y en cada uno de estos géneros, demostró tener un dominio enciclopédico de la tradición literaria universal, especialmente la tradición inglesa.

Los libros de cuentos más famosos y memorables de Borges son Ficciones (1941), El Aleph (1949) y El libro de arena (1975). Puedes descargarlos haciendo clic en el título de cada uno.

lunes, 21 de agosto de 2017

M. C. Escher

Mano con globo reflectante. Fuente de la imagen: https://www.pinterest.com/

Cuando el protagonista del relato El imortal de Jorge Luis Borges conoce la ciudad de los inmortales, observa una gran cantidad de arquitecturas y dimensiones imposibles, extraídas seguramente de los sueños o de las pesadillas. Escaleras invertidas, pasillos laberínticos que no conducían a ningún sitio o a sitios idénticos a los anteriores.

Esta Ciudad –pensé– es tan horrible que su mera existencia y perduración, aunque en el centro de un desierto secreto, contamina el pasado y el porvenir y de algún modo compromete a los astros. Mientras perdure, nadie en el mundo podrá ser valeroso o feliz.
El relato de Borges es un desafío para la imaginación de cualquier lector. ¿Cómo serían las formas de esa ciudad, para que ante su aparición el personaje haya emitido tal juicio? Antes de que Borges publicara El Aleph, en 1949, hubo un artista neerlandés que había prefigurado lo que Borges haría en la narrativa. Su nombre era Mauritz Cornelis Escher, famoso por las ilusiones ópticas creadas con sus grabados y sus dibujos.


Las obras de Escher nos muestran esas ilusiones ópticas que talvez se semejen a los espacios de los sueños. Crean imágenes, ideas y trayectorias de las que el cerebro difícilmente logra escapar. Sus primeros estudios universitarios fueron de arquitectura y su obra conserva ese afán por la simetría y por la construcción arquitectónica devenida de sueños imprecisos.

Fuente de la imagen: https://www.ticketea.com

Ante sus cuadros, no sabemos si estamos subiendo o si estamos bajando. No sabemos si estamos dentro o estamos fuera. Es un maestro de las ilusiones ópticas y su obra ha sido muy relacionada con la psicología, pues representa un desafío para la imaginación espacial. Es inevitable que ante la imposibilidad de los espacios y los ambientes de sus cuadros, constatemos la descripción del relato de Borges. Cuando los vemos, sentimos algo inquietante, un espacio que no coincide con la realidad.

Fuente de la imagen: https://es.pinterest.com

Algunas películas modernas, como El origen (Inception), hacen uso de ese recurso y crean efectos verdaderamente impresionantes, pues trasladan la imaginación de este tipo de ilusiones al ámbito audiovisual. Si bien el nombre de Mauritz Cornelis Escher no figura como una influencia determinante para el desarrollo de las artes visuales, su obra sí que representa un universo entero de ilusiones ópticas por explorar. Visita el sitio oficial de Escher aquí. También te invitamos a ver el siguiente video que explica con más detalle la extraordinaria obra de este artista.



lunes, 14 de agosto de 2017

Autorregulación en el aprendizaje

Fuente de la imagen: http://www.midlineinstitut.com

La autorregulación es un tema novedoso en el campo pedagógico. Se trata de una competencia que permite a los estudiantes activar las estrategias necesarias para alcanzar los objetivos establecidos de forma autodidacta. Se basa en las dinámicas de aprender a aprender. Es decir, la habilidad y la disposición para adaptarse a nuevas tareas mediante el compromiso para pensar y la perspectiva de la esperanza.

Los alumnos autorregulados son autoeficaces. Sienten rápidamente la sensación de eficacia, incluso cuando fallan, pues entienden ese fracaso como una oportunidad de aprendizaje para reenfocar sus esfuerzos y redefinir sus métodos. Por el contrario, los estudiantes que no están autorregulados tratan por lo general de evitar tareas difíciles, pues se sienten amenazados. Las herramientas tecnológicas que hoy muchos estudiantes de las nuevas generaciones tienen a la mano son alicientes para el fomento de esta competencia. 

Fuente de la imagen: http://habitatweb.mx/

En el siguiente video se muestran algunas de las características y de las estrategias para fomentar la autorregulación en los estudiantes:


La autorregulación es una competencia que se puede formar. La licenciada Melissa Lemus, especialista en el tema, recomendó algunas estrategias para fomentar esta competencia en los estudiantes en una conferencia dictada en la Universidad Rafael Landívar. Algunas de ellas son:
  • ·         Establecer metas atractivas y desafiantes.
  • ·         Definir objetivos medibles y realistas.
  • ·         Motivar al estudiante para que establezca sus propias metas.
  • ·         Potenciar el optimismo, el buen humor, moldear reacciones emocionales ante dificultades.
  • ·         Favorecer la participación, la cooperación entre iguales, el aprendizaje cooperativo y la individualización.
  • ·         Motivar el pensamiento y la reflexión sobre sí mismo.
  • ·         Motivar la investigación.

Finalmente, es necesario enfatizar que para el desarrollo de esta competencia, los profesores deben estar comprometidos con el tema. Deben ser optimistas y saber encontrar ese compromiso necesario de parte de los estudiantes para aceptar desafíos.


lunes, 7 de agosto de 2017

Lo importante y lo urgente

Fuente de la imagen: http://codigosdamoda.blogspot.com/

Imaginemos un día normal de trabajo. Estamos dispuestos a enfocarnos en un proyecto muy importante para el colegio o la empresa donde trabajamos, y justo antes de comenzar a hacerlo, el teléfono suena. Se trata de una persona particular que está coordinando la entrega de unos uniformes para ese mismo día, o el servicio de sonido para un evento, o una persona que está preguntando por una dirección. No hay nada más urgente que contestar el teléfono, dicen por ahí. Siempre lo atendemos, sin darnos cuenta de lo que dejamos a un lado por hacerlo.


Al día vivimos cumpliendo con diversos compromisos, atendiendo a diferentes situaciones y comunicándonos con diferentes personas. Es común que estemos constantemente comunicados. Cada cierto tiempo revisamos nuestras redes sociales a través del teléfono o cualquier otro dispositivo, incluso en medio de comunicaciones o reuniones importantes.
Fuente de la imagen: Fuente de la imagen: http://www.masquenegocio.com

Franklin Covey, una compañía internacional enfocada en el liderazgo, recomienda para lograr la concentración sin distracción, aprender a diferenciar lo importante de lo urgente. Llevar una agenda en la que prioricemos las actividades de cada día en función de su importancia puede ser una estrategia muy útil para concentrarnos en lo importante. Esta distinción es esencial para lograr las prioridades más altas a nivel personal y organizacional.

Franklin Covey desarrolló una matriz muy básica, que puede ayudar a visualizar de forma gráfica estos elementos y que puede ser útil a la hora de clasificar y priorizar ciertas tareas o de tomar ciertas decisiones. La matriz funciona así: a través de la distinción entre dos variables: el nivel de importancia y el nivel de urgencia, se traza un plano cartesiano en el que hay cuatro segmentos, las cosas importantes que pueden ser urgentes o no, y las cosas no importantes también pueden ser urgentes o no. A continuación se muestra la representación gráfica de la matriz, y las recomendaciones que el doctor Covey realiza en cada uno de los casos.

Fuente de la imagen: https://www.gestiopolis.com/

¿Cómo llenarías tú esta matriz? ¿Podría servirte para organizarte mejor en tu trabajo? Puedes encontrar más información sobre Franklin Covey y más temas que han desarrollado para impulsar el liderazgo en este enlace.